954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Ajedrez de la vida Vídeos
  • miércoles, 10 mayo, 2017 a las 10:00
  • por Lourdes Verdugo Molina

Como ya sabéis, para que un individuo perdure en el tiempo necesita realizar tres funciones: nutrición, relación y reproducción. En esta nueva sección “El ajedrez de la vida” hablamos de algunas curiosas estrategias utilizadas por algunos animales para conseguir tener más descendencia que sus similares: son las estrategias de competencia espermática. Pero para comenzar debemos explicar de que os estamos hablando: 

“La competencia espermática es aquella en la que la propia cópula de un macho actúa impidiendo que los gametos de otros machos fecunden a la hembra.”

 

El Maniliformis dubius y el tapón genital

Pero para que podáis entenderlo un poco mejor, os presentaré algunas de las estrategias más curiosas: en primer lugar hablamos de un parásito, el Maniliformis dubius un acantocéfalo con unos ciclos biológicos muy complejos.  Los machos de esta especie pueden desprenderse de su aparato genital, taponando el de la hembra e impidiendo que esta pueda copular con más machos.  No es una estrategia extraña, pues la realiza más de una especie, como la Apis mellifera. Este parásito va un paso más allá: a veces los machos dominantes van a copular con otros machos, cerrándoles el orificio genital e impidiéndoles que puedan copular con más hembras.

La Musca domestica y la inhibición de la sexualidad

Pero si esta estrategia os ha parecido poca cosa, os traigo dos más, aún más increíbles. Una de ellas la desarrolla la mosca doméstica, en la cual los machos van a expulsar junto con sus espermatozoides una sustancia que inhibe la sexualidad de la hembra y genera que esta no quiera copular con otros machos, impidiendo así que haya posibilidad de que las crías sean de otro individuo diferente.

El Xylocoris maculipenis y los machos alfa

Y el último y más increíble se da en un hemíptero, el Xylocoris Maculipennis, cuyos machos aprovecharan el trabajo realizado por otros para reproducirse. Y ¿cómo lo harán? Los machos dominantes podrán copular con los machos beta y sus espermatozoides podrán nadar hasta los testículos del macho débil, generando un reemplazo. Así, cuando el macho beta trate de fecundar una hembra no solo estará transmitiendo esperma suyo, sino del macho alfa.

Egoísmo evolutivo y competencia espermática

Todo ello ocurre porque uno de los principales objetivos de los seres vivos es dejar los máximos descendientes posibles en su paso por la tierra y que su genoma no desaparezca. Esto es lo que se conoce como egoísmo evolutivo: cada individuo va a hacer el máximo esfuerzo porque su contenido genético continúe existiendo o bien un contenido genético cercano y similar al suyo (referido a cualquier individuo que sea consanguíneo). Esto explica gran parte de la competencia reproductiva que se produce entre miembros de una misma especie, incluidos, los seres humanos.

 

Compartir

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Lourdes Verdugo Molina

Estudiante de Grado en Biología. Tiene experiencia como actriz en diversos grupos de teatro a nivel semiprofesional. Escritora de novelas con una obra publicada. Realizó varios cursos de escritura creativa. Scout con experiencia en el conocimiento del medio natural.


Un comentario en “Competencia espermática – El ajedrez de la vida

Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *

Sigue la actualidad por correo

¿Conoces nuestra APP?

Disponible para dispositivos iOS y Android