954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

El cangrejo curtidor busca su alimento en las fugas de metano del fondo marino

  • Biología
  • lunes, 25 febrero, 2019 a las 11:40
  • por Francisco Gálvez Prada

Varias especies de cangrejos habitan las frías aguas del fondo marino del norte de los océanos Atlántico y Pacífico, de ahí que a muchos se les denomine cangrejos de las nieves. Una de las tres especies destinadas a consumo humano es el cangrejo curtidor (Chionoecetes tanneri), que busca alimento a partir de los 200 metros de profundidad.

Un grupo de investigadores de la Universidad del Estado de Oregón (EE UU) y la Universidad de Victoria (Canadá) observó cómo uno de estos cangrejos era levantado del lecho marino por las filtraciones de metano. El gas se acumuló cerca del cangrejo antes de desaparecer y soltar al crustáceo.

Esta observación fue el origen de un proyecto que ahora ha permitido descubrir que una población de cangrejos curtidores se alimenta de bacterias y arqueas que manan de las fugas de metano producidas en el fondo marino de la Columbia Británica en Canadá.

Según el estudio, publicado en la revista Frontiers in Marine Science, se trata de la primera vez que se observa a una especie comercial aprovecharse de esta fuente de energía, y que como indican los investigadores, no debería provocar ningún problema de salud. Estas filtraciones de metano no representan ambientes tóxicos y podrían dar mayor cobertura a las especies en un contexto de cambio climático.

“El metano puede ser una fuente de energía muy importante y poco apreciada por los organismos marinos. A diferencia del plancton, no varía mucho con las estaciones y se cree que las filtraciones duran cientos de años”, Andrew Thurber, ecólogo marino en la universidad estadounidense, coautor del trabajo.

A pesar de las observaciones y ante la falta de pruebas de que los cangrejos se nutrieran realmente de metano, los investigadores examinaron a los animales y encontraron evidencia química de trazadores en sus entrañas y evidencia biogeoquímica en sus tejidos.

Ejemplar de cangrejo curtidor. Fuente: Oregon State University

Ejemplar de cangrejo curtidor. Fuente: Oregon State University

Alimentarse en el fondo marino

Hasta ahora se creía que la red alimentaria se basaba casi exclusivamente en el fitoplancton que caía a través de la columna de agua y fertilizaba las profundidades. Ahora se sabe que este punto de vista no es completo y que pueden entrar en juego muchos más aspectos.

Además de estos cangrejos, existen otras especies que usan las filtraciones de metano para alimentarse. En total se ha demostrado que existen al menos 1.500 lugares de filtración en la costa noroeste del Pacífico, cientos de ellas en la costa este de los EE UU, miles en el Golfo de México, y seguramente miles en el Ártico que aún no se han descubierto.

El equipo, centrado en entender cómo se están adaptando las especies oceánicas a los cambios, pretende ahora aplicar la técnica empleada para los cangrejos en otras especies para comprobar si el uso de las filtraciones de metano como fuente de alimento está más extendido.

En aguas más profundas ya se han capturado peces que con frecuencia están cerca de las fugas de metano. Entre ellos, destacan el Sebastolobus altivelis, un pez comercializado y exportado por Japón, o la merluza negra o bacalao austral (Dissostichus eleginoides), muy apreciado en Chile.

  • Referencia bibliográfica:
    Sarah Seabrook et al. “Flipping for Food: The Use of a Methane Seep by Tanner Crabs (Chionoecetes tanneri)” Front. Mar. Sci., 19 de febrero de 2019.  https://doi.org/10.3389/fmars.2019.00043
Compartir

Fuente: Agencia Sinc - Agencia Sinc - Fuente


Te podría interesar

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Francisco Gálvez Prada

Licenciado en Biología. Socio fundador del Centro de Investigación y Desarrollo de Recursos Científicos - BioScripts. CEO en IguannaWeb y CTO en Hidden Nature.


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *