Investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid demuestran que la densidad de conejos en los márgenes de las autopistas se debe a las propias características de estas áreas. 

 

La abundancia de conejos en los márgenes de las autopistas españolas se ha convertido en un problema en la actualidad, pues para construir sus madrigueras excavan en los bordes y comprometen la estabilidad, además del riesgo de atropello al que se exponen.

Con la suma de los conejos vivos y los atropellados, se consigue que especies depredadoras se vean atraídas, aumentando con ello la probabilidad de que aumenten el número de atropellos. Esto demuestra que las mallas que bordean los carriles tienen efectividad limitada.

conejos carreteras y atropellos

La densidad de conejos en los márgenes de las autopistas puede aumentar los atropellos tanto de conejos como de sus depredadores

Los investigadores del grupo de Ecología y Conservación de Ecosistemas Terrestres de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM) han realizado un estudio donde midieron diferentes variables para determinar si las poblaciones de conejos eran una realidad inevitable en los márgenes de las autopistas o si, por el contrario, se trataba de una respuesta a los cambios ambientales generados por la propia infraestructura.

Se midieron así variables que caracterizaron tanto las condiciones ambientales generales, como el tipo de vegetación en el entorno o las condiciones climáticas, así como las condiciones puntuales de los márgenes (anchura, cobertura herbácea…), para determinar si las poblaciones de conejos eran una realidad inevitable en los márgenes de las autopistas o si, por el contrario, se trataba de una respuesta a los cambios ambientales generados por la propia infraestructura.

“La relevancia de ambos grupos de variables sobre la abundancia de conejos se contrastó, y los resultados muestran que mientras las variables ambientales del entorno condicionan unos mínimos dentro de los que puede existir la especie, las características propias de los márgenes son las que determinan si los conejos son más o menos abundantes allá donde están presentes”- explican los autores, liderados por Juan Malo, del departamento de Ecología de la UAM.

Las conclusiones demuestran que los conejos son una especie silvestre capaz de aprovecharse de los cambios ambientales generados por las actividades humanas, aportando claves para gestionar las poblaciones silvestres potencialmente dañinas. Por ello se sugiere que, para reducir los problemas ocasionados por los problemas, se habiliten zonas semejantes alejadas del tráfico donde los conejos puedan sobrevivir.

Si te ha gustado este artículo, podrían interesarte alguna de las siguientes opciones:

Compartir

Notas   [ + ]

1. Planillo, A., and J. E. Malo. 2018. “Infrastructure features outperform environmental variables explaining rabbit abundance around motorways“. Ecology and Evolution. DOI: 10.1002/ece3.3709.

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Víctor Pérez Asuaje

Víctor Pérez Asuaje

Estudiante de Grado en Biología. CEO de Hidden Nature. Socio del Centro de Investigación y Desarrollo de Recursos Científicos - Bioscripts.


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *