954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Hubo ocasiones, ante el desconocimiento, que ocurrió que empezáramos a usar compuestos sin ver bien que efectos podría tener éstos en la sociedad. Hoy en día esto no es así, ya que cada fármaco que ha de utilizarse ha de pasar en teoría unos rigurosos controles tanto sanitarios, como de toxicidad, etc. Pero esto no ocurría por 1940 cuando el dietilestilbrestol (DES) empezó a usarse para evitar problemas con posibles abortos en embarazos o nacimientos prematuros. Su uso se extendió hasta 1970, aunque antes, ya se puso la voz de alarma en numerosos estudios que empezaron a ver su similitud con determinadas hormonas humanas, en este caso, el DES es muy similar en su composición al estradiol (estrógeno) y podría ocasionar una disrrupción endocrina. A lo largo de estos 30 años o más que se estuvo usando este compuesto, no sólo fracasó en su uso, ya que provocaba todo lo contrario, abortos, nacimientos con bajo peso, adelanto de la menopausia, etc sino que este compuesto afecta a la epigenética (metilaciones y acetilaciones) del ADN, que sirven en el caso natural para que genes que intervienen en la maduración y diferenciación sexual, se expresen. Por tanto, éste compuesto, tuvo repercusiones no sólo sobre las mujeres tratadas durante el embarazo con DES, sino en los hijos e hijas de éstos. Incluso se veía afectado hasta una tercera generación con problemas. Estos hijos/as de mujeres tratadas con DES tenían un mal desarrollo del aparato reproductor, y esto sobre todo afectaba a mujeres, en las cuales aparte ocasionaba una llegada de la menarquia temprana, aparición de carcinomas vaginales y una relación también con el cáncer de mama. En hombres los estudios todavía no son concluyentes, pero es un tema que sigue hoy día bajo numerosos estudios.

A lo que quiero llegar es, que el control de los fármacos que usamos debe ser inflexible. Incluso hoy día se pueden escapar muchos compuestos en el mercado o personas que se automedican sin llegar a conocer que cierto médicamente está prohibido o puede tener repercusiones peores. Es increíble ver como el desconocimiento, llevó a tener problemas durante tres generaciones a personas que fueron tratadas con este compuesto y que en muchos casos llegan al presente problemas derivados de este uso.. Sólo en Estados Unidos fueron más de 2 millones de mujeres tratadas con DES, y otro gran número en Europa.

 

El DES es uno de los compuestos, llamados disruptores endocrinos, pero hay muchos compuestos sintéticos o naturales como es el bisfenol A (BPA) o el 2,3,7,8-tetraclorodibenzodioxina (TCDD).

Autor Francisco Gálvez Prada

Licenciado en Biología. Socio fundador del Centro de Investigación y Desarrollo de Recursos Científicos - BioScripts. CEO en IguannaWeb y CTO en Hidden Nature.

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *

Sigue la actualidad por correo

¿Conoces nuestra APP?

Disponible para cualquier dispositivo