Mosquito del género Anopheles que transmite el parásito que provoca la malaria

Mosquito del género Anopheles que transmite el parásito que provoca la malaria

Un equipo mundial de científicos ha identificado numerosas mutaciones que permiten que el parásito causante de la malaria: Plasmodium falciparum, transmitido por el mosquito Anopheles, se vuelva resistente a los tratamientos actuales y en desarrollo.

En este estudio se llevó a cabo el análisis del genoma de 262 parásitos P. falciparum resistentes a 37 grupos de compuestos. En 83 genes clave que están asociados con la resistencia a los medicamentos, los científicos identificaron cientos de cambios que podrían estar causando este efecto, incluida la codificación genética repetida o mutaciones que resultan en proteínas alteradas.

El genoma de estos parásitos resistentes fue secuenciado y se expusieron clones, a los diferentes compuestos, controlando los cambios genéticos que ocurrían a medida que se seleccionaba la resistencia.

 

Pistas para nuevos tratamientos contra la malaría

Los investigadores fueron capaces de identificar un gen de resistencia para cada compuesto

Los investigadores fueron capaces de identificar un gen de resistencia para cada compuesto

Los investigadores fueron capaces de identificar un gen de resistencia para cada compuesto, incluso algunas mutaciones se seleccionaban con la exposición individual a varios de los fármacos. Esto sugiere que los cambios genéticos son capaces de resistir a los numerosos tratamientos existentes actualmente.

Con este estudio se ha conseguido un mayor conocimiento de la biología del parásito y de los mecanismos que utiliza para evadir la acción de los fármacos antimaláricos; y se han descubierto y validado nuevos genes en P. falciparum que pueden ser utilizados para el descubrimiento de nuevos tratamientos contra la malaria. Finalmente dos de las dianas más relevantes que aparecen en el trabajo han sido caracterizadas gracias estos mutantes aislados.

 

La Organización Mundial de la Salud estima que en 2016 hubo 216 millones de casos de malaria en todo el mundo y que se produjeron 445.000 muertes por esta causa. Los expertos piensan que esto se debe en parte a la alta tasa de mutación del genoma de los parásitos por lo que las dianas a las que atacan los fármacos o las propias defensas del organismo, se pierden.

Por ello, conocer la identidad de los genes que imparten resistencia a múltiples compuestos es importante para el diseño de nuevos fármacos y para comprender cómo las terapias existentes pueden perder su eficacia en entornos clínicos.

 

Referencia bibliográfica:

Annie Cowell et al. Mapping the malaria parasite druggable genome by using in vitro evolution and chemogenomics”. Science (11 de enero, 2018).

Compartir

Fuente: Agencia Sinc - Agencia Sinc - Fuente

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Francisco Gálvez Prada

Francisco Gálvez Prada

Licenciado en Biología. Socio fundador del Centro de Investigación y Desarrollo de Recursos Científicos - BioScripts. CEO en IguannaWeb y CTO en Hidden Nature.


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *