Existe polémica acerca de los beneficios que suponen la lactancia materna en infantes, pero si que hay efectos beneficiosos científicamente demostrados para los bebés. La lactancia refuerza el sistema inmunológico, proveyendo de todos los nutrientes necesarios para el desarrollo durante los 6 primeros meses de vida y reduciendo el riesgo de diabetes y obesidad para el bebé. Esta leche contiene inmunoglobulinas y oligosacáridos encargados de proteger la mucosa intestinal, glóbulos blancos que ayudan a destruir microorganismos y. enzimas como la  lisozima y lactoferrina que protegen ante bacterias, virus y hongos. Estas defensas son de vital importancia para el lactante, ya que protegen evitando respuestas inflamatorias como la fiebre, que podría poner en riesgo al infante.1

lactancia materna

Muchas madres incapaces fisiológicamente incapaces de amamantar a sus bebés sufren culpas o ansiedades derivadas de la presión social.

En países en vías de desarrollo, la lactancia materna reduce considerablemente la mortalidad infantil. Por otro lado, las investigaciones recientes plantean la posibilidad de que el desarrollo intelectual tenga relación con la lactancia. Existe un sesgo en los estudios relacionados con las capacidades cognitivas de los lactantes, ya que fueron hechos en países desarrollados con familias que pueden proporcionarle mayores ventajas educativas.

Relación lactancia materna y desarrollo cognitivo

La dificultad de los estudios radica en que estas pruebas no pueden asignar aleatoriamente a los lactantes a distintos grupos de estudio, por razones éticas y prácticas. Con la investigación llevada a cabo por la UNED2 estudió la correlación entre lactancia y capacidad cognitiva con menores errores de sesgo, ya que recurrieron al Panel de Estudios de la Familia China, analizando a más de 3200 niños, gracias a que en China no está normativizada la lactancia materna culturalmente.

Los resultados de este último estudio demostraron que no existe relación entre lactancia materna y el desarrollo intelectual del bebé, ya que en las materias analizadas en este estudio (matemáticas y lengua china) no se apreciaron diferencias significativas a medio plazo entre los niños amamantados y lo que tomaron leche de fórmula.

“Resultados como estos deberían llevar a los profesionales de la medicina a matizar sus recomendaciones sobre alimentación infantil, tratando de eliminar el estigma que actualmente se asocia a la lactancia artificial, y a los policy makers a replantear la naturaleza de los permisos de maternidad y paternidad pues, si es cierto que es la implicación en la crianza y no la leche materna lo que resulta beneficioso para los niños, padres y madres podrían disfrutar de los permisos en similares condiciones” – apuntan los autores del estudio.

Muchas madres incapaces fisiológicamente incapaces de amamantar a sus bebés sufren culpas o ansiedades derivadas de la presión social, por ello, la desestigmatización acerca de la lactancia materna puede mejorar su salud mental, a su vez mejorando el bienestar de sus hijos.

 

Compartir

Fuente: Agencia Sinc - Agencia Sinc - Fuente

Notas   [ + ]

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Víctor Pérez Asuaje

Víctor Pérez Asuaje

Estudiante de Grado en Biología. CEO de Hidden Nature. Socio del Centro de Investigación y Desarrollo de Recursos Científicos – Bioscripts.


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *