954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Metilobacterias y Chlamydomonas, nueva simbiosis

  • Biología
  • jueves, 8 marzo, 2018 a las 09:00
  • por Carlos Jesús Pérez Márquez

La existencia de una nueva relación de simbiosis entre metilobacterias y Chlamydomonas viene del intercambio constante de carbono y nitrógeno entre los dos organismos para sobrevivir. Las primeras constituyen una tipo de bacteria localizada mayoritariamente en las hojas de la plantas, ayudando a su crecimiento. Las segundas hacen referencia a un tipo de alga unicelular, considerada organismo modelo por los investigadores.

simbiosis metilobacterias y Chlamydomonas

Metilobacterias y Chlamydomonas como ejemplo de nuevas interacciones naturales.

Esta nueva simbiosis es una de las conclusiones a las que ha llegado el grupo de investigación del Departamento de Bioquímica y Biología molecular de la Universidad de Córdoba tras su estudio sobre el comportamiento de las algas.

Observaron que estas algas unicelulares del género Chlamydomonas no podían asimilar el nitrógeno de algunos aminoácidos, pero este elemento era esencial en su crecimiento, por lo que se planteaban la existencia de una relación con otro microorganismo.

En este caso, los susodichos se trataban de metilobacterias capaces de metabolizar el nitrógeno y convertirlo en amonio, cuya asimilación es menos compleja. Para que la relación sea fructífera, las metilobacterias precisan de la conversión del dióxido de carbono fijado durante su fotosíntesis en forma de glicerol por las Chlamydomonas para alimentarse.

La consolidación de esta estructura simbiótica es la que favorecerá la supervivencia de ambos organismos de estudio al compartir los productos originados a partir de sus fuentes de alimentación. Con este nuevo estudio, la investigadora principal Victoria Calatrava confirma que:

El hecho de que estas bacterias que hacen simbiosis con plantas también beneficien a este alga unicelular puede generar información de gran utilidad para comprender la evolución y ecología de estas asociaciones. Además, podemos usar este sistema microalga-bacteria para entender las relaciones planta-bacteria que pueden ser usadas en la industria agrícola. Por ejemplo, si se consigue entender en profundidad cómo las plantas emplean el nitrógeno del suelo, podrían utilizarse fertilizantes más eficientes y sostenibles con el medioambiente.

El hecho de que los sujetos de estudio sean algas unicelulares, ayuda a que los progresos y conocimientos sobre este área se alcancen de forma relativamente rápida, ya que su cultivo y manejo para su investigación no suponen una dificultad y su importancia es incuestionable, por eso se consideran organismos modelos.

Puedes ver más artículos en nuestra sección de noticias.

 

Compartir

Fuente: Noticias - Noticias - Fuente


Te podría interesar

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Carlos Jesús Pérez Márquez

Estudiante de Grado en Biología. Apasionado de la microbiología y lo que no está al alcance de nuestra vista. Todo ello combinado con vida diaria saludable y guiada por la música.


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *