954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Las comúnmente conocidas como “babosas marinas” son animales conocidos por su llamativo colorido y su extraordinaria belleza (algunas especies incluso emiten luz), siendo objeto de observación por los buceadores de todo el mundo. Estas fascinantes criaturas carnívoras conforman el orden animal Nudibranchia, razón por la cual reciben el nombre de nudibranquios, alrededor de 2.300 especies. Generalmente habitan en aguas tropicales, y suelen encontrarse anclados a la vegetación del fondo marino, aunque es posible ver estos animales nadando a lo largo del fondo de mares y océanos.

Fruto de millones de años de evolución en nuestro planeta, los nudibranquios perdieron la concha y el opérculo propios de muchos moluscos, a la vez que expandieron su superficie dorsal para desarrollar papilas sensitivas y multitud de branquias. Estas branquias aparecen desnudas y descubiertas, característica que le da nombre a este orden animal (“nudibranquio” hace referencia a que tiene las branquias descubiertas). En cuanto a su estructura corporal,  presentan cabeza definida con un un par de tentáculos, además de otros dos tentáculos con función quimiosensorial, fundamentales para su relación con el medio acuático. En cuanto a la reproducción, son organismos hermafroditas; es decir, todos los individuos tienen órganos sexuales masculinos y femeninos.

Los nudibranquios son conocidos por su belleza y su llamativo colorido. Un buen exponente es la especie mostrada en esta imagen, Polycarpa aurata, captada en Timor Oriental, Oceanía. Foto por Nick Hobgood (Wikipedia)

Los nudibranquios son conocidos por su belleza y su llamativo colorido. Un buen exponente es la especie mostrada en esta imagen, Polycarpa aurata, captada en Timor Oriental, Oceanía. Foto por Nick Hobgood (Wikipedia)

El hecho de haber perdido la concha, como mecanismo mecánico de defensa, ha dado lugar al desarrollo de otro tipo de estrategias para su defensa frente a potenciales depredadores: a nivel morfológico, los nudibranquios poseen espículas y nematocistos (células urticantes). En cuanto a sus defensas químicas, poseen toxinas que los convierten en animales muy tóxicos, en algunas ocasiones incluso mortales. Además de todos estos mecanismos de defensa, tienen la capacidad de automutilarse para escapar de los depredadores, comportamiento que se denomina autotomía.

Su gran atractivo a nivel visual y motriz, así como su potencial toxicidad, son características que hacen importante el estudio y conocimiento de estas espectaculares criaturas marinas.

Bibliografía: 

  • De Sisto M, Crescini R, Villalba W, Mata C. Nudibranquios (Mollusca: Gastropoda) del estado Nueva Esparta, Venezuela. Amici Mollascarum 2015; 23(1-2):7-17.

Autor Ángel Fernández Carbonell

Doctor en farmacia, óptico y amante de la naturaleza y los idiomas.

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *

Sigue la actualidad por correo

¿Conoces nuestra APP?

Disponible para dispositivos iOS y Android