954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Actualidad científica Biología Blog Ecología Medio Ambiente
  • jueves, 20 febrero, 2020 a las 10:00
  • por Ángel Fernández Carbonell

En nuestro planeta no habría estaciones si este girara alrededor de su eje vertical; no obstante, lo hace alrededor de un eje inclinado 23,4º respecto a su vertical. Este fenómeno es el que da lugar a las estaciones, que se suceden en ciclo debido a cambios en la cantidad de energía solar que los hemisferios sur y norte de la Tierra reciben en los diferentes momentos del año. 

A causa de los patrones de circulación de la atmósfera, los dos hemisferios terrestres se encuentran prácticamente aislados uno de otro, sin posibilidad de intercambiar apenas calor. De este modo, cuando un hemisferio recibe más energía solar que el otro, se calienta con facilidad. 

La Tierra no gira alrededor de su eje vertical, sino que lo hace sobre un eje inclinado respecto a su vertical. Este fenómeno da lugar a las estaciones.

La Tierra no gira alrededor de su eje vertical, sino que lo hace sobre un eje inclinado respecto a su vertical. Este fenómeno da lugar a las estaciones.

Cabe señalar que las estaciones en el hemisferio sur de la Tierra se suceden de manera inversa al hemisferio norte. Así, el invierno en Australia, Argentina, África del Sur y todos los territorios del hemisferio sur tiene lugar entre el 21 de junio y el 22 de septiembre, mientras que su verano acontece entre el 21 de diciembre y el 20 de marzo. En Europa, Estados Unidos, China y Japón, por su parte, el verano sucede en julio y agosto y el invierno en enero y febrero.

Existen ciertas concepciones erróneas muy extendidas en cuanto a las estaciones. Entre ellas, es muy común asumir que las estaciones ocurren en función de la distancia de la Tierra al sol. Si esto fuese así, ambos hemisferios terrestres tendrían las diferentes estaciones en las mismas épocas del año, por lo que no es cierto. De hecho, el punto en el que nuestro planeta se encuentra más cerca del sol acontece en enero, mientras que el punto en el que está más lejos ocurre en julio. Es decir, esta diferencia en la distancia respecto de la Tierra respecto al sol no es suficiente para constituir la causa de las estaciones.

Bibliografía:

  • Seeds MA, Backman D. Foundations of Astronomy: Cengage Learning; 2016.
Compartir

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Ángel Fernández Carbonell

Doctor en farmacia, óptico y amante de la naturaleza y los idiomas.


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *

Sigue la actualidad por correo

¿Conoces nuestra APP?

Disponible para dispositivos iOS y Android