954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Actualidad científica Biología Blog
  • viernes, 31 enero, 2020 a las 10:00
  • por Ángel Fernández Carbonell

Los disruptores endocrinos son compuestos que no se encuentran de forma natural en el organismo y tienen la capacidad de alterar el equilibrio hormonal y el sistema endocrino normal, afectando directamente a la salud y la reproducción de animales y humanos. De este modo, interfieren en la producción, liberación, metabolismo y eliminación de nuestras hormonas naturales. Pueden tener origen natural (derivados de origen humano, animal o vegetal) o artificial (sustancias químicas de origen sintético), siendo estos últimos los que constituyen el foco de preocupación de las instituciones sanitarias y sus profesionales. Esta inquietud viene agravada por dos factores: el gran incremento en la producción química de estos compuestos y la creciente contaminación derivada de los mismos.

Muchos disruptores endocrinos son sustancias contaminantes derivados de productos industriales que recorren grandes distancias.

Muchos disruptores endocrinos son sustancias contaminantes derivados de productos industriales que recorren grandes distancias.

A pesar de que los disruptores endocrinos pueden alterar diferentes sistemas hormonales, numerosos estudios sobre desarrollo reproductivo y diferenciación sexual se han concentrado en la interferencia de estos compuestos en las hormonas sexuales. De hecho, se sabe que muchos defectos y alteraciones en el desarrollo y la reproducción son resultado de la interacción de este tipo de sustancias con los receptores de estrógenos y andrógenos: nuestras hormonas sexuales. Además, se han relacionado a estos compuestos con cambios en nuestro metabolismo, e incluso se han catalogado como factor de riesgo para la obesidad.  

Existen multitud de sustancias descritas como disruptores endocrinos químicos, incluyendo pesticidas, productos utilizados en la industria de los plásticos, productos de consumo y otros derivados contaminantes. Algunos son lanzados en gran cantidad al medio ambiente y pueden incluso recorrer grandes distancias y almacenarse largos períodos de tiempo en el tejido graso de animales y humanos. Otros, en cambio, se degradan rápidamente en el medio ambiente o el organismo, pero pueden causar efectos perjudiciales muy serios si la exposición tiene lugar durante períodos críticos de desarrollo.

Bibliografía: 

  • Casals-Casas C, Desvergne B. Endocrine disruptors: from endocrine to metabolic disruption. Annu Rev Physiol 2011;73:135-162.
Compartir

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Ángel Fernández Carbonell

Doctor en farmacia, óptico y amante de la naturaleza y los idiomas.


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *

Sigue la actualidad por correo

¿Conoces nuestra APP?

Disponible para dispositivos iOS y Android