954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Actualidad científica Blog Medio Ambiente
  • miércoles, 22 enero, 2020 a las 10:00
  • por Ángel Fernández Carbonell

El reciclaje no requiere apenas esfuerzo gracias al código de colores diseñado para los diferentes tipos de desechos

El reciclaje no requiere apenas esfuerzo gracias al código de colores diseñado para los diferentes tipos de desechos

Para un adecuado y eficiente reciclaje, es necesario clasificar cada tipo de residuo mediante un código de colores presente en los diferentes contenedores habilitados en nuestras calles para este fin: 

  • En el contenedor amarillo se deben depositar envases de plástico (botellas de agua, de zumo, de jabón…), de metal (latas de refrescos o conservas, botes de spray….) y briks de cualquier tipo de alimento, tanto de bebidas y sopas como de cualquier líquido (leche, caldos o zumos entre otros muchos).
  • El contenedor verde con ranura redondeada es el lugar destinado al reciclaje de residuos de vidrio, como botellas de agua, de vino, de zumos, tarros de vidrio o frascos de este material. ¡Y cuidado! si la tapa de un bote de cristal es metálica o de plástico hay que depositarla en el contenedor amarillo.
  • Los residuos de papel y cartón deben depositarse en el contenedor azul: periódicos, folios de papel, libretas, envases de cartón, cajas de zapatos o revistas.
  • El contenedor gris o verde oscuro debe contener restos y desechos de naturaleza orgánica: comida, papel y cartón con restos orgánicos, restos de plantas y animales, pañales y otros desechos que no pueden reutilizarse.
  • Existen otros tipos de contenedores menos habituales en nuestras calles como los blancos o los naranjas. En los primeros, denominados también puntos SIGRE y presentes en las farmacias, se deben depositar  medicamentos caducados o sin uso, además de envases vacíos de medicinas. Los contenedores naranjas, por su parte, se facilitan para el reciclado de aceite de uso doméstico.
  • Los productos tóxicos para la salud (pilas, baterías, bombillas, pinturas…) deben depositarse en los puntos limpios, espacios facilitados por los ayuntamientos de cada localidad.

La obtención de materias primas para la fabricación de algunos productos requiere más energía y genera más contaminación que si estas fueran recicladas. Además, reciclando alargamos la vida útil de los productos, ayudando a preservar los recursos naturales de nuestro planeta que, recordemos, no son ilimitados.

Compartir

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Ángel Fernández Carbonell

Doctor en farmacia, óptico y amante de la naturaleza y los idiomas.


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *

Sigue la actualidad por correo

¿Conoces nuestra APP?

Disponible para dispositivos iOS y Android