954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Blog Indagando en la Biologia
  • lunes, 23 octubre, 2017 a las 09:30
  • por Víctor Pérez Asuaje

La desomorfina, más conocida por su versión barata e ilegal como krokodil, es un opiáceo semisintético derivado de la morfina pero considerablemente más potente; en el cual se ha eliminado el grupo 6-hidroxilo y se ha reducido el doble enlace en el carbono 7 y 8.

La desomorfina es un derivado de la morfina, en el cual se ha eliminado el grupo 6-hidroxilo y se ha reducido el doble enlace en el carbono 7 y 8.

Como cualquier otro opiáceo, tiene efectos sedantes y analgésicos y fue vendida legalmente en Suiza como Permonoid, con lo que parecían resultados mejores a la morfina, más rápidos y de menos tiempo, con menos náusea.

Aparición del Krokodil o Desomorfina casera

El problema comenzó en Rusia y Ucrania – que fueron sus mayores consumidores – ya que al verse incrementado el valor de la heroína, se eligió este compuesto como sustituto. Su producción casera era simple, usando codeína1, iodina2, una solución alcalina, algún disolvente orgánico, ácido clorhídrico (o agua acidificada con otro compuesto) y fósforo rojo, materiales que podrían adquirir en supermercados o droguerías y cuya producción clandestina tenía un proceso similar a la metanfetamina.

¿Dónde residía la diferencia? Los procesos caseros llevaban a la creación de impurezas, sustancias tóxicas y corrosivas; muchas de ellas provenientes de las propias tabletas de codeína. A esta desomorfina impura se le llamó krokodil, traducido como cocodrilo, hace referencia a la apariencia que tomaba la piel del consumidor.

Los procesos caseros llevaban a la creación de desomorfina con impurezas, sustancias tóxicas y corrosivas; muchas de ellas provenientes de las propias tabletas de codeína

Los procesos caseros llevaban a la creación de impurezas, sustancias tóxicas y corrosivas; muchas de ellas provenientes de las propias tabletas de codeína. Autor: RicHard-59

Esta desomorfina impura acababa teniendo un tono marrón, y no se consumía de forma oral – pese a ser posible – sino que tenía que ser inyectada. Debido a sus impurezas, todo consumidor acababa teniendo una gran cantidad de síntomas serios, como úlceras, gangrena y/o necrosis; que derivaban rápidamente en amputaciones o incluso la muerte. Este cocktail con composición desconocida tiene una concentración de desomorfina alrededor del 75%, lo que deja un porcentaje restante de impurezas que son introducidas dentro del organismo, resultando en una variedad de problemas que varían según el porcentaje de impurezas final y la composición de las mismas. Añadido a esto, el uso de agujas sucias y una técnica inadecuada a la hora de inyectarse, puede llevar a efectos no relacionados directamente con el consumo de opiáceos.

Los usuarios de esta droga experimentan euforia por alrededor de hora y media, mientras que la droga a la que sustituía (la heroína) puede durar de cuatro a ocho horas. Considerando el tiempo que dura este efecto y el tiempo que se tarda en producir la droga de forma casera lleva a que los adictos se encuentren en un ciclo de 24 horas para evitar la sensación y efectos de la abstinencia.

Me ahorraré poner fotografías sobre los efectos en las personas, pues esta droga se expandió e hizo popular por las redes gracias a varios vídeos que circularon mostrándolos. Dejo a la discreción y valoración del lector la posibilidad de buscarlo, a sabiendas de que lo que va a ver no son imágenes agradables.

Bibliografía:

  1. “Krokodil”. New York State Office of Alcoholism and Substance Abuse Services.
  2. Alves EA, Grund JP, Afonso CM, Netto AD, Carvalho F, Dinis-Oliveira RJ. (2015) The harmful chemistry behind krokodil (desomorphine) synthesis and mechanisms of toxicity. Forensic Sci Int.
  3. Katselou M., Papoutsis I., Nikolaou P., Spiliopoulou C., Athanaselis S. (2014) A “krokodil” emerges from the murky waters of addiction. Abuse trends of an old drug. Life Sci.

 

Compartir

Notas   [ + ]

1. Alcaloide natural del opio
2. Compuesto yodado que se vende como antiséptico

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Víctor Pérez Asuaje

Estudiante de Grado en Biología. CEO de Hidden Nature. Socio del Centro de Investigación y Desarrollo de Recursos Científicos - Bioscripts.


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *

Sigue la actualidad por correo

¿Conoces nuestra APP?

Disponible para dispositivos iOS y Android