954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Ernst Boris Chain: Descubridor de la penicilina junto a Alexander Fleming y Howard W. Florey

Ernst Boris Chain: Descubridor de la penicilina junto con Alexander Fleming y Howard W. Florey

Ernst Boris Chain: Descubridor de la penicilina junto con Alexander Fleming y Howard W. Florey

Ernst Boris Chain: Uno de los descubridores de la penicilina

Ernst Boris Chain nació el 19 de junio de 1906 en Berlín, su padre era un químico industrial de origen ruso. Mientras que Chain cursaba sus estudios de secundaria en el Luisengymnasium en Berlín, frecuentaba el laboratorio de su padre. A la edad de 13 años, su padre muere, el estado económico de la familia disminuyó precipitadamente, haciendo que su madre convierta su casa en una casa de huéspedes. La influencia de su padre siguió viva, eligiendo un camino científico, graduándose en química y fisiología en la Universidad Friedrich Wilhelm de Berlín en 1930, después trabajó durante tres años en el Hospital Charité de Berlín, donde obtuvo el grado de doctor con un estudio sobre la especificidad óptica de las esterasas.

Investigación profesional

Durante la Primera Guerra Mundial sirvió como médico del ejército, tras lo cual retoma sus investigaciones con la búsqueda de sustancias que puedan atacar a las bacterias sin dañar al cuerpo. En 1933, después del ascenso al poder del régimen nazi en Alemania, Chain se ve obligado a emigrar a Cambridge, Inglaterra dejando atrás a su madre y su hermana (quienes perecerían en el Holocausto).

Trabajó durante dos años en la Escuela de Bioquímica en Cambridge con Frederick G. Hopkins en el aislamiento de sustancias biológicas activas como los fosfolípidos y luego se mudó a la Escuela de Patología Sir William Dunn en Oxford, donde trabajó con el profesor Howard W. Florey. En una revisión bibliográfica hecha por Florey llamó su atención sobre el artículo publicado por Alexander Fleming en 1928 que informaba la observación de que el molde, Penicillium notatum, que producía una sustancia inhibidora de bacterias que Fleming no había podido aislar.

Entre 1928 y 1938 Florey comenzó a trabajar en una enzima llamada lisozima que se encuentra en la saliva, las lágrimas y la albúmina de huevo, con efectos antibióticos, que había sido descubierta por Fleming en 1922. Este trabajo se llevó a cabo hasta que la enzima fue purificada por Roberts en 1937 y Epstein y Chain en 1940, caracterizaron el sustrato. Dicha investigación se inició con un estudio de una sustancia con propiedades antibacterianas prometedoras, descrito por Fleming en 1929.

El 24 de agosto de 1940, Chain y Florey junto con otros investigadores informaron sus hallazgos en la revista —The Lancet— con el título: Penicillin as a Chemotherapeutic Agent el artículo presentaba de manera preliminar el resultado de una investigación cooperativa sobre las propiedades químicas, farmacológicas y quimioterapéuticas de esta sustancia, sacudiendo a grupos de investigación de todo el mundo que buscaban cura para las enfermedades bacterianas. Durante la última parte de su trabajo, comenzaron a estudiar de manera sistemática las propiedades químicas y biológicas de sustancias antibacterianas producidas por microorganismos, especialmente porque muchos de ellos eran activos contra las bacterias patógenas.

Para entonces la Segunda Guerra Mundial ya había engullido a Europa, y la importancia militar de un medio más exitoso para combatir las enfermedades e infecciones que habían diezmado los ejércitos del pasado fue inmediatamente reconocida.

A comienzos de enero y febrero de 1941 se utilizó por primera vez la penicilina en clínica humana. El primer paciente inglés al que se le administró el fármaco era una mujer joven cuyo cáncer estaba más allá del tratamiento y que había aceptado probar la toxicidad de la penicilina. El segundo paciente fue un policía, se convirtió en el primer paciente con una infección para ser tratado con penicilina con la esperanza de lograr una cura, al principio su salud mejoró tratándolo con penicilina, pero luego recayó. Nadie sabía las dosis y la duración del tratamiento requerido para eliminar diversas infecciones bacterianas; estos parámetros estaban siendo elaborados por tales ensayos, primitivos según los estándares actuales.

Estas pruebas condujeron a su trabajo más destacado, la reinvestigación de la penicilina, artículo publicado con el nombre “The discovery of the chemotherapeutic properties of penicillin” (1944). En el cual, se proponen trazar los pasos que llevaron al descubrimiento de las propiedades quimioterapéuticas de la penicilina y finalmente a su empleo en el tratamiento de enfermedades en el hombre.

Aunque la inyección representaba una dosificación mucho más alta que la administrada en el experimento similar de Fleming, los ratones sobrevivieron aparentemente ilesos; la penicilina más concentrada había pasado su primera prueba de toxicidad, obteniendo una clara demostración de las propiedades quimioterapéuticas de la penicilina.

De acuerdo con las observaciones de Fleming, se descubrió que la acción de la penicilina era bacteriostática, ya que simplemente inhibía el crecimiento de organismos y no los mataba rápidamente, como lo hicieron los antisépticos venenosos como la proflavina.

En 1945 Ernst Boris Chain junto con Florey y Fleming recibieron el Premio Nobel de Fisiología y Medicina por el descubrimiento de la penicilina y sus efectos curativos en enfermedades infecciosas, con esto se marca uno de los capítulos más importantes de la historia de la terapéutica y de la medicina.

Además de recibir el Premio Nobel, fue galardonado con la Medalla de Plata Berzelius de la Sociedad Médica Sueca (1946) y el Premio Centenario Paul Ehrlich (1954). En 1949, fue elegido miembro extranjero de la Royal Society en Londres. También fue miembro del Instituto de Ciencias Weizmann en Rehovoth, Israel.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Ernst Boris Chain estaba ansioso por dejar Oxford. De los varios movimientos de carrera que consideró; pasó a dirigir el Centro Internacional de microbiología química del Istituto Superiore di Sanità (Instituto Superior de Salud) en Roma.

En 1964, Chain regresó a Inglaterra para dirigir un nuevo departamento de bioquímica en el Imperial College de Londres, que especificó incluiría una planta piloto de fermentación como una de sus instalaciones. Siempre una persona con muchos intereses y proyectos, en este período posterior de su vida, Chain hizo esfuerzos considerables para promover el respeto por las tradiciones judías.

Se casó con la Dra. Anne Beloff en 1948, tuvieron tres hijos Benjamín, Daniel y Judith. La formación de sus hijos fue de forma segura dentro de la fe judía, impartiendo muchas clases extracurriculares para ellos. Sus opiniones se expresaron más claramente en su discurso “Why i am a Jew” (Por qué soy Judío), presentado en la Conferencia de intelectuales del Congreso Judío Mundial en 1965. Chain falleció en Castlebar, Irlanda, el 12 de agosto de 1979.

 


Referencias:

  • Chain, E., W. Florey H., B. Adelaide M., D. Gardner A., G. Heatley N., A. Jennings M., Orr-Ewing J., G. Sanders A., (1940). Penicillin as a Chemotherapeutic Agent. The Lancet. 226-228.
  • Chain, E., and H. W. Florey. (1944). The Discovery of the Chemotherapeutic Properties of Penicillin. British Medical Bulletin Vol. 2, 1:5-7.
  • Fresquet Febrer, J.L. (2009). “Ernst Boris Chain (1906-1979)” en Historia de la Medicina. [En línea]. Disponible en: http://www.historiadelamedicina.org/chain.html
  • Science History Institute (2017) “Howard Walter Florey (1898–1968) and Ernst Boris Chain (1906–1979) were the scientists who followed up most successfully on Alexander Fleming’s discovery of penicillin, sharing with him the 1945 Nobel Prize in Physiology or Medicine“. [En Línea] Disponible en: https://www.sciencehistory.org/historical-profile/howard-walter-florey-and-ernst-boris-chain
Compartir

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Miguel E. Hernández Vázquez

Es un investigador independiente y fotógrafo de naturaleza con fotos publicadas en revistas y páginas web, también ha participado en varias exposiciones fotográficas tanto de naturaleza como de arte y cultura, sus estudios se enfocan principalmente en la ecología e historia natural de anfibios y reptiles. Es Ingeniero en Zootecnia, desde que se graduó se ha dedicado al estudio de anfibios, tanto en cautiverio como en su estado natural. Otros intereses que tiene es la distribución, conservación y manejo de la herpetofauna en especial en las selvas secas del sur de México


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *