954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Cajal: Un grito por la Ciencia

  • Libros
  • miércoles, 28 noviembre, 2018 a las 09:30
  • por Eduardo Bazo Coronilla

Como saben, desde hace ya algunos meses venimos recomendándoles aquellos libros de divulgación científica que hemos tenido el placer de leer y que consideramos de interés general por su contenido o el valor divulgativo de la obra. Tal es el caso de la propuesta que NextDoor Publisher nos ha presentado recientemente de la mano de José Ramón Alonso (un clásico ya de esta sección) y Juan Andrés de Carlos. La obra lleva un título revelador, inspirador y esperanzador a parte iguales: “Cajal. Un grito por la ciencia”.

José Ramón Alonso y Juan Andrés de Carlos son dos de los más brillantes neurocientíficos de nuestro país, fieles valedores del legado científico y pedagógico de Santiago Ramón y Cajal. Se podría decir que son cajalistas de pura cepa. Y se nota.

El libro "Cajal. Un grito por la ciencia" repasa la vida y obra de Santiago Ramón y Cajal, el neurocientífico más brillante que ha dado nuestro país.

El libro “Cajal. Un grito por la ciencia” repasa la vida y obra de Santiago Ramón y Cajal, el neurocientífico más brillante que ha dado nuestro país.

En este libro, escrito a cuatro manos, los autores repasan la biografía del científico español más ilustre de nuestra nación (sin desmerecer a otros como Severo Ochoa o Blas Cabrera), desde su niñez, donde hizo travesuras mientras era custodiado por los altos picos del Pirineo aragonés, hasta sus últimos días de vida, pasando por su periplo en la Guerra de Cuba o su gestión al frente de la Junta para la Ampliación de Estudios, la cual presidió desde su origen en 1907 hasta el fallecimiento del propio Cajal en 1934.

Al amparo de la JAE, Cajal tuteló a otros grandes neurocientíficos como Nicolás Achúcarro (neurocientífico español especializado en enfermedades mentales), Rafael Lorente de Nó (exiliado a causa de la Guerra Civil y autor de grandes trabajos sobre el estudio de la corteza cerebral acústica) o Pío del Río Ortega (candidato al Nobel en dos ocasiones: 1929 y 1937 por sus estudios sobre las células gliales, que representan alrededor del 90% del encéfalo) e incluso vio con escepticismo cómo Jaume Ferrán desarrolló la primera vacuna contra el cólera (por aquel entonces, Cajal era catedrático de Anatomía en Valencia).

Uno de los muchos autorretratos que Santiago Ramón y Cajal hizo de sí mismo.<br /> Cajal fue un apasionado de la fotografía, a la que supo sacar provecho redirigiendo sus conocimientos a la práctica neurocientífica.

Uno de los muchos autorretratos que Santiago Ramón y Cajal hizo de sí mismo.
Cajal fue un apasionado de la fotografía, a la que supo sacar provecho redirigiendo sus conocimientos a la práctica neurocientífica.

Este último dato, aunque pueda parecer anecdótico, viene a reforzar la influencia de Cajal en la ciencia y la tecnología de su tiempo, hasta el punto de hacer tambalear los cimientos sobre los que hasta entonces se habían cimentado la innovación científica y técnica de nuestro país, planteando un nuevo paradigma en España que se puede resumir a la perfección en la siguiente frase:

vivimos en un país en el que el talento científico se desconoce a sí mismo”.

La obra, rica en detalles, viene acompañada asimismo de una reivindicación: un extenso dossier documental y fotográfico propiedad del Instituto Cajal. ¿Por qué digo que es una reivindicación? Pues, porque no son pocas las voces que están invitando a la creación de un Museo Cajal que sirva para difundir la obra y creación artística (sí, Santiago Ramón y Cajal también dedicó tiempo a la fotografía y la pintura de elementos que en nada guardan relación con el cerebro o las neurociencias) de una de las mentes más brillantes del pasado reciente de España.

Por tanto, les aconsejo que lean este libro con fruición. Cómprenlo o búsquenlo en su biblioteca municipal, porque si de algo estoy seguro es que hay tres grandes descubrimientos en la historia de la humanidad: la agricultura, la vacunación y la lectura. Y este libro ya forma parte de las obras cumbres de la divulgación científica patria.

Compartir

Te podría interesar

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Eduardo Bazo Coronilla

Licenciado en Biología. Fue colaborador del grupo de investigación PLACCA (Plantas Acuáticas, Cambio Climático y Aerobiología) en el Dpto. de Biología Vegetal y Ecología de la Facultad de Farmacia (Sevilla). Micófilo


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *