954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Actualidad científica Biología Blog Medicina
  • viernes, 14 febrero, 2020 a las 10:00
  • por Pablo Macías

El cáncer de colon, al igual que otros tipos de cáncer, es un conjunto de trastornos caracterizados por un crecimiento celular incontrolado, en este caso en las células del colon, es decir, en la última parte del aparato digestivo. Este tipo de cáncer se desarrolla en el intestino grueso, como también lo hace el cáncer de recto, con el que presenta ciertas similitudes. Este crecimiento celular tiene lugar en la mucosa del intestino grueso, pudiendo extenderse a otras zonas del intestino e incluso llegar a otros órganos (proceso conocido como metástasis) según el estado de desarrollo del cáncer. 

Se trata del cuarto cáncer más frecuentemente diagnosticado y el segundo con carácter fatal. En 2019, solamente en los Estados Unidos, se han contabilizado 101.420 nuevos casos de cáncer de colon, llegando a producirse la muerte en 51.020 de ellos (combinación de cáncer de colon y de recto). Sin embargo, el número de fallecimientos a causa de este tipo de tumor maligno a mejorado considerablemente en las últimas décadas, debido tanto a una mejor detección como a técnicas de tratamiento una vez detectado. 

Parte final del aparato digestivo donde se indican las diferentes partes de las que está formado.

Parte final del aparato digestivo donde se indican las diferentes partes de las que está formado.

Al igual que todos los tipos de cáncer, llevar unos hábitos de vida saludable disminuyen la probabilidad de aparición de estos. Fumar, consumir alcohol en exceso o padecer obesidad contribuyen a desarrollar este tipo de cáncer. Es muy importante prestar atención a los antecedentes familiares tanto de cáncer de colon como de recto. En cualquier caso, se recomienda una revisión regular a todas las personas que superen los 50 años de edad.

Existen diferentes síntomas que pueden indicarnos la presencia de esta enfermedad, entre ellas la detección de sangre en las heces, pérdida brusca de peso o diarreas, entre otros. Clínicamente los procedimientos más comunes para detectar y evaluar el cáncer de colon son: 

  • Examen físico.
  • Examen digital de recto.
  • Prueba de sangre oculta en la materia fecal.
  • Enema de bario. Se toma una radiografía del intestino grueso tras haber introducido un líquido que contiene bario.
  • Sigmoidoscopia. Se emplea un instrumento con forma de tubo para observar el interior del recto y del colon sigmoide (parte inferior del colon).
  • Colonoscopia
  • Biopsia

Dependiendo del estadio del cáncer, este se puede tratar con diversos métodos. En todos los estadios se puede aplicar la extirpación por medio cirugía. Tras la intervención es habitual un tratamiento posterior (quimioterapia o radioterapia) para eliminar otras células cancerosas, esto se denomina terapia adyuvante. La quimioterapia y radioterapia son tratamientos comunes a la hora de tratar el cáncer de colon. Se aplican en pacientes con diferentes dosis y frecuencias dependiendo de la situación del cáncer. La terapia dirigida, ya sea mediante el uso de anticuerpos monoclonales o inhibidores de la angiogénesis, emplean medicamentos que atacan específicamente las células tumorales. También se puede utilizar el propio sistema inmunológico del paciente para combatir el cáncer, esto es la inmunoterapia o terapia biológica. Mediante este método se intenta inhibir puntos de control inmunitario, como la proteína PD-1 de células T del sistema inmunológico del paciente, provocando entonces la destrucción de las células tumorales por parte de las células T. Por último, los tratamientos de ensayo clínico someten al paciente a nuevos procedimientos para combatir el cáncer. Este tipo de tratamientos son novedosos y proporcionan conocimientos para comprender mejor esta enfermedad de cara a futuros pacientes.

Desde el punto de vista biológico, es interesante el tipo de células que desencadenan la división incontrolada de células intestinales, con el fin focalizar la investigación y así poder tratar y evitar este tipo de cáncer. Se ha estudiado en ratones, que las células desencadenantes de los tumores de colon son las CD133+, causantes del 2,5% de células tumorales. Este es un marcador que se emplea para detectar células madre cancerosas, principalmente gliomas y carcinomas. Esta línea celular se dividía exponencialmente in vitro durante más de un año manteniendo las propiedades originales. Es en este tipo de células donde se debe prestar atención para futuras investigaciones y tratamientos. 

El cáncer de colon es sin duda una enfermedad que afecta a un considerable porcentaje de la población, sobre todo con edades por encima de los 50 años y que presenta un porcentaje de mortalidad destacable. Sin embargo, la investigación en este campo es amplia y cada año se consigue mejorar tanto su detección como su tratamiento.

Referencias bibliográficas:

Compartir

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Pablo Macías

Extremeño, Biólogo graduado y dibujante aficionado. Desde siempre he sentido pasión por la naturaleza y en especial por las aves, lo que me impulsó a estudiar Biología. Actualmente continúo formándome en el máster de Ecología en la Universidad de Copenhague con el fin de comprender mejor el mundo que nos rodea. Mis prismáticos y un cuaderno de campo siempre me acompañan allá donde vaya.


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *

Sigue la actualidad por correo

¿Conoces nuestra APP?

Disponible para dispositivos iOS y Android