954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Blog
  • viernes, 22 septiembre, 2017 a las 09:30
  • por Lourdes Verdugo Molina

Una de las maneras más eficaces de los organismos, para poder funcionar correctamente, es el uso de hormonas. Estas sustancias de naturalezas y funciones diversas son las principales encargadas de que los procesos fisiológicos se den tal cual lo hacen. Su principal órgano regulador es el hipotálamo, aunque no es difícil encontrar en animales superiores hormonas reguladas en tres puntos1. La oxitocina, ya sea por su función como hormona o como neurotransmisor, es popularmente conocida como “La hormona de la felicidad” o “La hormona del amor”. Pero ¿es eso cierto? ¿Qué efecto crea en nuestro organismo para que debamos considerar que es así?

Generalidades: La química de la oxitocina

La oxitocina es un compuesto peptídico formado por una cadena de nueve aminoácidos. Es sintetizada en el núcleo supraóptico y en el paraventricular del hipotálamo. De su secreción, sin embargo, se encarga la neurohipófisis, una de las dos partes en las que está dividida la hipófisis. En lo que se refiere a su secreción como neurotransmisor se da en lo que se conoce como células oxitócicas centrales, diferentes a las anteriores. Esto se da porque la barrera hematoencefálica no dejaría pasar al cerebro esta sustancia.

Tiene diferentes maneras de ser regulada, pero entre ellas destacan algunas que tienen relación con sus funciones en el organismo. En mamíferos se trata de un importante estimulante de la eyección de leche en la lactancia, por ello la secreción será mayor cuando el pezón sea estimulado por el bebé. También es importante en la regulación del comportamiento social, más exactamente del apego sexual, por ello también será modulada por la estimulación de los genitales.

Funciones: El reflejo de Ferguson-Harris

Este proceso ocurre en las semanas anteriores al parto. La distensión del útero provoca que el hipotálamo segregue una mayor cantidad de oxitocina, llevando a un mayor tamaño de la cavidad uterina y provocando contracciones. En las semanas previas al parto se produce la modificación del cuello uterino, que hace que se genere más oxitocina de la que se generaba antes, finalmente dando lugar al parto. En este proceso también se ven muy implicadas las prostaglandinas, que realizan, al igual que la oxitocina, un importante papel en las contracciones del útero.

Funciones: el papel de la oxitocina en la lactancia

Segregación oxitocina relación madre-hijo

Segregación oxitocina relación madre-hijo

Esta cantidad segregada en el embarazo y parto va a tener también un importante papel, una vez el niño haya nacido. Esta hormona va a influir en el apego que aparece desde un primer momento entre la madre y el bebé. Evolutivamente aparece como mecanismo que garantiza el cuidado de las crías por parte de las hembras. Como he comentado anteriormente también es segregada en mayor cantidad durante la lactancia, haciendo que la madre tenga, en los primeros meses de relación con la cría, unos niveles de oxitocina superiores a los fisiológicamente normales.

 

Funciones: Oxitocina y sexualidad

Oxitocina en el orgasmo

Oxitocina en el orgasmo

La secreción de la oxitocina es especialmente estimulada como respuesta al contacto piel con piel.  Es una hormona muy importante en el establecimiento de relaciones sociales. Se sabe que además, su administración genera una estimulación del comportamiento sexual en animales.

Otro momento muy importante donde es liberada una gran cantidad de oxitocina (aunque no al nivel de un parto) es durante el orgasmo. Como anteriormente he señalado, la oxitocina es responsable de las contracciones uterinas, que además de en el embarazo, es una consecuencia del orgasmo femenino. Estos altos niveles de oxitocina, producidos en ambos sexos van a ser los encargados de generar una sensación de apego hacia la pareja sexual. Ese sentimiento es lo que se conoce como amor.

Compartir

Notas   [ + ]

1. El hipotálamo estimula las hormonas de la hipófisis que, a su vez, estimulan la secreción de hormonas en diferentes órganos del cuerpo

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Lourdes Verdugo Molina

Estudiante de Grado en Biología. Tiene experiencia como actriz en diversos grupos de teatro a nivel semiprofesional. Escritora de novelas con una obra publicada. Realizó varios cursos de escritura creativa. Scout con experiencia en el conocimiento del medio natural.


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *

Sigue la actualidad por correo

¿Conoces nuestra APP?

Disponible para dispositivos iOS y Android