954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Lémur de cola anillada (Lemur catta). Primate estrepsirrino. Se puede observar la presencia de rinario.

Lémur de cola anillada (Lemur catta). Primate estrepsirrino. Se puede observar la presencia de rinario.

Como siempre que se quiere conocer las diferencias o similitudes entre dos grupos poblacionales, es importante dejar muy claro los conceptos y conocer su situación dentro de esa vorágine de flechas que puede ser un árbol filogenético (esquema que muestra las relaciones evolutivas entre varias especies o grupos con una ascendencia común).

Los primates son un orden de mamíferos placentarios al que pertenece el ser humano y sus parientes más cercanos. Los miembros de este orden surgieron hace entre 55 y 85 millones de años (finales del Cretácico), a partir de mamíferos terrestres de pequeño tamaño.  Este grupo no posee unas características anatómicas exclusivas, ya que todas ellas se pueden encontrar en alguna otra especie de mamífero pero puestas en conjunto, permiten su identificación. Algunas de estas particularidades son:

  • Manos y pies con 5 dedos y con pulgar oponible (el ser humano, por desgracia, solo conserva esta característica en las manos)
  • Dentición poco especializada.
  • Uñas planas en vez de garras.
  • Visión en color.
  • Hemisferios cerebrales bien definidos

Los homínidos son una familia de primates hominoideos, en la que se incluyen solamente 4 géneros y 8 especies vivientes. Entre los más conocidos se encuentran los humanos, orangutanes, gorilas, chimpancés y bonobos. Son primates de mayor tamaño, con un cerebro más grande y evolucionado y una fórmula dentaria común para todas las especies: 2.1.2.3. Las hembras tienen generalmente una cría en cada periodo de gestación. Aunque si hay una característica clave en esta familia es la complejidad de su comportamiento social.

Podemos deducir tras estas dos breves definiciones que realmente no es que haya diferencias entre los homínidos y los primates, sino que un grupo está dentro del otro, en este caso, los homínidos son primates más evolucionados.

Al igual que el ser humano, el gibón (Hylobates lar) es un primate haplorrino y catarrino de la superfamilia Hominoidea pero perteneciente a otra familia, la Hylobatidae.

Al igual que el ser humano, el gibón (Hylobates lar) es un primate haplorrino y catarrino de la superfamilia Hominoidea pero perteneciente a otra familia, la Hylobatidae.

Dentro del orden de los primates es posible diferenciar dos subórdenes, estrepsirrinos (infraórdenes: Lemuriformes, Lorisiformes y Chiromyiformes) y haplorrinos (infraórdenes: Tarsiiformes y Simiiformes). La diferencia más sencilla para distinguirlos es una: la nariz. Los primeros son denominados así por poseer rinario húmedo y dividido entre el labio superior y la nariz. Los segundos, por el contrario, tienen una nariz simple, carente de rinario y sin vibrisas (los famosos bigotes, de por ejemplo, los gatos).

En nuestro recorrido por la cadena evolutiva, nos detenemos en el infraorden Simiiformes: los simios. Estos se subdividen a su vez en dos, los comúnmente denominados simios del Nuevo Mundo (Platyrrinhi) y simios del Viejo Mundo (Catarrhini). Como punto de partida para su distinción está, de nuevo, la nariz. Los platirrinos cuentan con narinas u orificios nasales separados y hacia los lados, mientras que en platirrinos están juntos y hacia abajo.

Mirándonos en un espejo, es fácil deducir a qué grupo pertenecemos, ¿verdad? Pues sí, el ser humano es haplorrino y catarrino, somos simios del Viejo Mundo junto a chimpancés, gorilas, orangutanes y bonobos. A su vez, pertenecemos a la familia Hominidae, y junto con los gibones (familia Hylobatidae) estamos dentro de la superfamilia Hominoidea.

¿Quieres un consejo rápido para distinguir primates a simple vista? Busca el rinario, para distinguir entre un estrepsirrino y un haplorrino. Si lo hay, y por lo tanto es haplorrino, busca las narinas: separadas y hacia los lados, estás viendo un platirrino, si están juntas y hacia abajo, es un catarrino.   

 

Bibliografía:

  • Jurmain, R., Kilgore, L., Trevathan, W., Bartelink, E. (2012). Essentials of Physical Anthropology. Cengage Learning Publishers.
  • Kavanagh, M. (1983). A complete guide to monkeys, apes and other primates. Nueva York: Viking Press.
  • Llorente, M. (2019). Primates. Biología, comportamiento y evolución. Lynx Edicions.
  • Publicado el
  • lunes, 9 marzo, 2020 a las 10:00 por Claudia López-Morago Casamayor

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Claudia López-Morago Casamayor

Licenciada en Biología y doctora en Antropología Física. Hace años decidí centrar mi carrera en la divulgación científica, algo que me apasiona.


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *

Sigue la actualidad por correo

¿Conoces nuestra APP?

Disponible para dispositivos iOS y Android