954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Actualidad científica Biología Blog Botánica
  • viernes, 13 marzo, 2020 a las 10:00
  • por Manuel Fernández Moreno

Las plantas ornamentales son aquellas que se cultivan y emplean con una finalidad puramente estética. Esta definición tan laxa permite agrupar a una enorme diversidad de especies y variedades, ya que cada cultura tiene sus propias costumbres referentes a la estética de lugares públicos o privados. Por lo general, las plantas ornamentales más populares son aquellas que producen flores vistosas (pertenecientes a la subdivisión de las angiospermas), pero si nos paramos a pensar, descubriremos que nuestros parques, calles y hogares contienen desde estas llamativas flores, hasta simples musgos.

Sabiendo esto, ¿qué diferencia a una planta silvestre de una ornamental? Realmente el criterio de diferenciación persé es arbitrario, ya que una planta puede ser silvestre en su entorno a la vez que existen cultivos de esa especie con fines ornamentales. A pesar de esto, a largo plazo, las plantas ornamentales y las silvestres pertenecientes a una misma especie suelen divergir en forma, colores, fragancia y otras cualidades. 

Florigene Moonlite, el clavel azul transgénico.

Florigene Moonlite, el clavel azul transgénico.

Esta diferenciación se debe a un proceso conocido como selección artificial, que consiste en la  reproducción selectiva de aquellos individuos con características más favorables para el ser humano. Para ilustrarlo, imaginemos un agricultor (aficionado o profesional) que descubre en el campo un tipo de flor que le resulta de interés. Por ello, procede a trasplantarla o a tomar semillas de ella. Una vez posee varios individuos de esta planta, el agricultor desechará los que menos le gusten, quedándose con aquello más atractivos por su color, forma, olor o facilidad para cultivar. En la siguiente generación nuestro agricultor hará lo mismo, de tal manera que las plantas con genes que se correspondan con las características que el autor prefiere serán las que permanezcan a lo largo de las generaciones.

De esta manera, las variedades ornamentales que se pueden encontrar en cualquier jardín poco tienen que ver a simple vista con su variedad silvestre, ya que suelen presentar mayor cantidad de pétalos, colores más vistosos y aromas más agradables. 

A la selección artificial hay que sumarle la facilidad de muchas plantas para hibridar con otras especies, es decir, producir descendencia producto del cruce de dos especies distintas. A diferencia de los animales, estos híbridos suelen ser fértiles, lo que da lugar a una mayor variedad de colores en las plantas ornamentales. Esta práctica, que se llega a considerar un arte en algunos lugares, requiere de gran experiencia y paciencia para lograr la mejora de las plantas, pero llega a dar productos de gran belleza.

Mediante estas dos técnicas, a las que actualmente se les está uniendo la edición genética, han hecho que las variedades ornamentales que conocemos no tengan mucho que ver con las silvestres. Una de las plantas que mejor exponen el cambio sufrido desde las variedades silvestres hasta los claveles que conocemos hoy en día (género Dianthus), cuyas especies silvestres presentan, por lo general, pocos pétalos en disposiciones simples y las variedades ornamentales suelen presentar flores mucho más complejas. Como ya se ha mencionado, la biotecnología está acelerando mucho estos cambios. Uno de los casos más destacados es el de los claveles azules  (conocidos como Florigene Moonlite).

Bibliografía

  • Gessert, G. (1993). Flowers of Human Presence: Effects of Esthetic Values on the Evolution of Ornamental Plants 26(1): 37-44.
  • Lu, C., Chandler, S.F., Mason, J.G., Brugliera, F. (2003) Florigene Flowers: From Laboratory to Market. Plant Biotechnology 26(1): 333-336.
  • Onozaki, T. (2018). Breeding of carnations (Dianthus caryophyllus L.) for long vase life. Breeding Science 68(1): 3-13.
Compartir

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Manuel Fernández Moreno

Estudiante del grado en Biología por la Universidad de Sevilla. Entusiasta de la Biología Molecular y la Fisiología Vegetal. Actualmente miembro del grupo de Metabolismo y Señalización Celular del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa.


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *

Sigue la actualidad por correo

¿Conoces nuestra APP?

Disponible para dispositivos iOS y Android