954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Las plantas dependen de todo tipo de simbiosis con otros organismos para su supervivencia y desarrollo, como ocurre con las bacterias fijadoras de nitrógeno de la rizosfera (parte del suelo que rodea al sistema radicular), los rizobios que crean nódulos en las raíces de las leguminosas o las asociaciones con hongos que forman micorrizas.

Los hongos micorrícicos son organismos eucarióticos que, cuando se asocian con sus plantas hospedadoras, actúan como una extensión de las raíces de estas (cuando no lo hacen se encuentran en reposo en forma de esporas o hifas resistentes). Los dos organismos obtienen como beneficio un intercambio de nutrientes: el hongo aporta fosfatos a la planta, que de otra forma no podría asimilar o lo haría en cantidades muy reducidas por ser este un nutriente muy poco soluble en la solución del suelo. Además, la micorriza actúa como un reservorio de nutrientes que la planta puede usar en el futuro. A cambio, la planta abastece al hongo de compuestos orgánicos (con carbono) producto de la fotosíntesis (en su mayoría hexosas) aunque, de ser necesario, podría suministrarle otro tipo de nutrientes. La mayoría de las angiospermas son infectadas por este tipo de hongos.

Las trufas son un tipo de ascomiceto muy importante a nivel económico. Son fáciles de encontrar al pie de encinas y otros árboles porque forman micorrizas con ellos.

Las trufas son un tipo de ascomiceto muy importante a nivel económico. Son fáciles de encontrar al pie de encinas y otros árboles porque forman micorrizas con ellos.

El sistema de redes de hifas (filamentos formados por células con pared celular de quitina que conforman el cuerpo de los hongos pluricelulares) de los hongos micorrícicos puede llegar a ser muy extensa. Un solo hongo puede infectar a muchas plantas, o una sola planta estar infectada por varios hongos. Existen dos tipos de micorrizas según su morfología: las ectomicorrizas y las endomicorrizas.

Las ectomicorrizas son hongos que se asocian con las raíces de las plantas leñosas (árboles y arbustos). Al pie de estos, en la superficie, se desarrollan setas, y por debajo del suelo, las hifas que participan en la simbiosis. La asociación ocurre por la introducción de las hifas en los espacios intercelulares de la epidermis y la corteza de las raíces (lo que se conoce como Red de Hartig), formando un manto que se puede observar a simple vista. Los hongos que establecen este tipo de relaciones son los pertenecientes a la división Ascomycota y Basidiomycota.

Las endomicorrizas o micorrizas vesículoarbusculares (VAMs), por otro lado, son hongos que no presentan seta. Casi todo el manto se encuentra en los tejidos internos del sistema radicular, con hifas que se introducen primero en los espacios intercelulares de la epidermis de la raíz para luego penetrar en las células corticales. Es en esta capa donde desarrollan arbúsculos (hifas alimentadoras especializadas o haustorios) y vesículas, que intervienen en el almacenamiento y transferencia de nutrientes entre la planta hospedadora y el hongo. La mayor parte de estos hongos se encuentra en el orden Endogonales. Un caso excepcional dentro de este tipo de hongos es el de las micorrizas de orquídeas, donde es el hongo el que aporta carbono a la planta, la cual puede llegar, en algunos casos, a vivir sin necesidad de realizar la fotosíntesis.

Existen unos hongos con características intermedias entre ambos tipos, las ectendomicorrizas, que presentan seta, pero se introducen dentro de las células corticales, no entre ellas, y no presentan vesículas ni arbúsculos.

Bibliografía

  • Maier, R. M., Pepper, I. L. and Gerba, C. P. (2000). Environmental Microbiology. Academic Press, San Diego.
  • Agrios, G. N. (2001). Fitopatología (2ª ed.). Uteha, Noriega editores.
  • Publicado el
  • jueves, 16 abril, 2020 a las 10:00 por Paloma Cabezas Blanco

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Paloma Cabezas Blanco

Terminando el Grado de Biología por la Universidad de Sevilla, buscando mi hueco en la Ciencia. Soy alumna interna de Ecofisiología Vegetal, amante del arte y aficionada a la Microbiología.


Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *

Sigue la actualidad por correo

¿Conoces nuestra APP?

Disponible para dispositivos iOS y Android