954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Bueno para comer

  • Libros
  • lunes, 27 agosto, 2018 a las 09:00
  • por Eduardo Bazo Coronilla

Portada del libro de Marvin Harris “Bueno para comer”, publicado en España por Alianza Editorial.

El verano va llegando a su fin, y poco a poco, vamos volviendo a la rutina de nuestros quehaceres diarios. Atrás queda por tanto el tiempo del solaz, las copiosas comidas con los familiares y amigos, beber cuanto no se debe y lo que no se debe… En fin, ¿qué os voy a contar que no sepáis? Si volví de Marruecos con 7 kilos de más a consecuencia de mi glotonería y su gastronomía. Viaje a Marruecos que, por cierto, os contaré en cuanto ponga en orden las notas de mi cuaderno de viaje. De momento ya sabéis que en Marruecos, todo es “bueno para comer” (salvo el cerdo).

Ese período de desconexión estival que llamamos vacaciones me sirvió para leer bastante sobre nuestra dieta, qué comemos, cómo lo comemos, por qué lo comemos, cuándo lo comemos y para qué lo comemos. De entre los muchos libros que leí sobre alimentación, digestión, cultura gastronómica, etc. (debo decir que todos con un marcado carácter bioquímico, antropológico o ecológico), hoy quiero hablaros de “Bueno para comer”, obra del antropólogo estadounidense y creador del materialismo cultural Marvin Harris.

A menudo, nos asaltan dudas de carácter alimentario como ¿por qué los musulmanes consideran al cerdo un animal abominable? ¿Por qué los indios consideran sagradas a las vacas? ¿Por qué hay sociedades lactófilas y lactófobas? ¿Tiene el ser humano ansia de carne? ¿Qué ha propiciado la caída en el consumo y demanda de carne de caballo? ¿Es la carne humana la de mejor calidad (en términos proteicos y nutricionales) que podemos consumir? ¿Se deben únicamente las prohibiciones alimentarias a razones religiosas?

Esta y otras preguntas encuentran respuesta en este libro, que considero de cabecera para comprender y dar respuesta a muchas de las falacias que desde antaño nos han contado diferentes medios de comunicación, como por ejemplo, que los musulmanes reniegan de comer cerdo porque uno de estos animales se comió la mano de Mahoma.

Si a lo largo y ancho del planeta hay pueblos y culturas que detestan, incluso hasta el límite de la repugnancia, alimentos que para otros son perfectamente aceptables (cuando no sagrados), la definición de lo Bueno para comer no puede basarse únicamente en la pura fisiología de la digestión, sino que debe contar también con las tradiciones gastronómicas de cada pueblo y su cultura alimentaria. En esta obra, Harris nos muestra cómo los alimentos preferidos (a los que denomina buenos para comer) son aquellos que presentan una relación costes-beneficios más favorable que aquellos alimentos evitados (a los que Harris califica malos para comer por contraposición a la situación anterior). Tal y como se desprende de este libro:

los hábitos alimentarios pueden explicarse mediante elecciones relacionadas con la nutrición, con la ecología, o con su mero coste.

En sus páginas, este libro atesora una lección magistral de Ecología y Antropología, donde todo gira alrededor de nuestra alimentación y el “comer bien”. Uno de los indispensables para cualquier persona que estudie alguna de estas disciplinas científicas, o si únicamente se quiere conocer más sobre el ser humano y su comportamiento.

Compartir

Te podría interesar

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Eduardo Bazo Coronilla

Licenciado en Biología. Fue colaborador del grupo de investigación PLACCA (Plantas Acuáticas, Cambio Climático y Aerobiología) en el Dpto. de Biología Vegetal y Ecología de la Facultad de Farmacia (Sevilla). Micófilo


2 comentarios en “Bueno para comer

Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *