954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Vacunas que salvan vidas I: Tos ferina

  • Biología
  • lunes, 22 julio, 2019 a las 09:00
  • por Francisco Gálvez Prada

La tos ferina es una enfermedad causada por la bacteria Bordetella pertussis (y en menor medida por Bordetella parapertussis)que provoca una tos incontrolable y fuerte, llegando a dificultar la respiración. Se contagia por la propia tos, al infectar las vías respiratorias en su parte superior, provoca una tos fuerte que hace que se pueda contagiar a otras personas en las proyecciones de saliva en forma de gotitas (llamadas Gotitas de Flügge). Afecta a personas de cualquier edad, aunque si infecta a bebés puede causar discapacidad permanente o la muerte, debido a que la tos es tan fuerte que puede parar la respiración del bebé.

Vídeo de un niño con tos ferina. En el vídeo vemos
lo fuerte que puede llegar a ser la tos.
© US Center for Disease Control
Los síntomas se asemejan a un resfriado común, que se empieza a alargar en su curación, y empeoran de 10 a 12 días después, llegando a durar entre 6 y 10 semanas. Actualmente se vacunan a las embarazadas entre la semana 27 y la 38 de gestación para la tos ferina, ya que estudios demuestran que no se alcanzan los niveles suficientes de anticuerpos para transmitirlos vía transplacentaria a los bebes y protegerlos los dos primeros meses de vida, que es cuando empiezan los calendarios de vacunación.
Línea de tiempo de la tos ferina

Línea de tiempo de la tos ferina. Fuente: Centro Nacional de Vacunación y Enfermedades Respiratorias, División de Enfermedades Bacterianas

A partir de los dos meses, se comienza la primera de las cinco dosis que evitaran que se contagie por esta enfermedad, con la vacuna DTaP (que además protege para Difteria y Tétanos). Las siguientes dosis suelen ser a los 4 meses, 6 meses, entre los 15 y 18 meses y entre los 4 y 6 años. Finalmente hay otra dosis sobre los 11, 12 años, con la vacuna TdaP.

¿Cuántas vidas ha salvado la vacuna para la tos ferina?

La tos ferina afecta a millones de persona anualmente y a pesar de la vacuna, en 1990, las muertes ascendían a más de 160.000, reduciéndose en 2010 a algo más de la mitad. Aún teniendo vacuna para esta enfermedad, el 90% de las muertes se producen en países en vías de desarrollo que no tienen acceso a la misma, además se han producido brotes en países desarrollados que han incrementado las campañas de vacunación para reducir el número de infectados o el número de muertes.

Esta es una de las razones por las que se ha ido implementando la campaña de vacunación a mujeres embarazadas, y así reducir la posibilidad de contraer esta enfermedad en los primeros dos meses de vida. Junto con las campañas de vacunación para evitar que los menores puedan estar en riesgo.

Bordetella pertussis ¿qué causa la enfermedad?

B. pertussis se trata de una bacteria gram, aerobia (es decir, que necesita oxígeno para vivir), y sin movimiento a pesar de sus fimbrias (unos apéndices proteicos delgados y cortos). Ésta produce muchas proteínas, algunas toxinas y otras proteínas de adhesión que interaccionan con el epitelio ciliado del tracto respiratorio, es decir que se quedan pegadas a unos cilios (“pelitos”) que recubren nuestro tracto respiratorio y que son los encargados de proteger y humedecer las vías respiratorias.

Esta fimbrias que antes mencionamos, tienen proteínas (antígenos como la pertactina o el factor de colonización traqueal) que actúan como aglutinadores, si se aíslan, estos antígenos ya no tienen la capacidad de causar la infección pero sí de provocar la respuesta inmune en el organismo y así estar protegidos. Son usados en vacunas acelulares (es decir, no tienen componentes celulares que puedan causar la enfermedad).

Estructura molecular de la toxina pertussis, que está compuesta por cinco tipos de subunidades, a saber, S1 (en verde), S2 (en celeste), S3 (en violeta), S4 (en amarillo) (doble) y S5 (en rojo).

Estructura molecular de la toxina pertussis, que está compuesta por cinco tipos de subunidades, a saber, S1 (en verde), S2 (en celeste), S3 (en violeta), S4 (en amarillo) (doble) y S5 (en rojo). Fuente: Wikipedia.

Finalmente las toxinas que producen causan dos efectos: primero, inhiben la función de fagocitar; y segundo, la parálisis de los cilios respiratorios, provocando el comienzo de la tos.

 

Compartir

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Francisco Gálvez Prada

Licenciado en Biología. Socio fundador del Centro de Investigación y Desarrollo de Recursos Científicos - BioScripts. CEO en IguannaWeb y CTO en Hidden Nature.


Un comentario en “Vacunas que salvan vidas I: Tos ferina

Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *

Sigue la actualidad por correo

¿Conoces nuestra APP?

Disponible para dispositivos iOS y Android