954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Vacunas que salvan vidas II: Tétanos

  • Biología
  • jueves, 8 agosto, 2019 a las 09:00
  • por Francisco Gálvez Prada

Una de las vacunas que nos ponen cuando nos caemos, y por lo que sea, tenemos contacto con algún metal oxidado, es la vacuna para el tétanos tétano. En el calendario de vacunas, también es administrada junto a la difteria y tos ferina en la vacuna DTPa.

Se trata de una enfermedad provocada por la bacteria Clostridium tetani. Una bacteria anaerobia Gram+ que produce unas neurotoxinas que afectan al sistema nervioso provocando espasmos o contracciones musculares violentas, inestabilidad del sistema nervioso autónomo y rigidez.

Bacterias de Clostridium tetani, causante del tétanos

Bacterias de Clostridium tetani, causante del tétanos

Hipócrates ya describió la enfermedad como  una hipercontracción de los músculos. En 1889, el primer cultivo de la bacteria fue posible, y no fue sino hasta 10 años después, en 1899, cuando se descubrió la toxina del tétanos. Condición indispensable para desarrollar la vacuna.

C. tetani se encuentra en la tierra, en heces de diferentes animales domésticos o de ganadería. La bacteria aprovecha cuando nos hacemos una herida en contacto con la tierra para acceder a nuestro organismo, especialmente cuando nos cortamos con algún metal o cuchilla oxidada. Y suele tardar un rango variado de días hasta llegar al sistema nervioso central, normalmente una media de una semana, hasta que los síntomas empiezas a aparecer. Al crecer dentro de nuestro organismo, segrega toxinas (tetanolisina y tetanoespasmina) que inhiben las neuronas productoras de neurotransmisores, provocando la parálisis y los espasmos musculares característicos de la enfermedad.

Pintura de Sir Charles Bell (1809) de un paciente sufriendo los espasmos musculares del tétanos.

Pintura de Sir Charles Bell (1809) de un paciente sufriendo los espasmos musculares del tétanos.

Para realizar la vacuna lo que se hace es tomar esas toxinas que provocan la enfermedad y se destoxifica (toxoide), es decir, se trata con alguna sustancia que elimine su toxicidad, pero que produzca una respuesta inmunológica en el organismo capaz de detectar la toxina nativa y protegernos contra ella. Normalmente esta protección dura 10 años y recibimos 5 dosis de esta vacuna a lo largo del calendario de vacunación.

En España, en el año 2017, se dieron 6 casos de tétanos (pág. 6), dado que los programas de vacunación funcionan, y protegen a la sociedad. Pero el tétanos sigue siendo un problema en aquellos países donde los programas de vacunación son deficientes, sobre todo en países en desarrollo.  Muchos de los casos que se producen son de mujeres embarazadas que dan a luz en condiciones de deficiencia higiénica (sobre todo instrumental mal esterilizado).  Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 2015 murieron unos 34.000 recién nacidos por culpa del tétanos, aunque el consuelo es que la cifra es un 96% más baja que en 1988.

La vacuna del tétanos salva vidas y ha salvado muchas vidas hasta la fecha, y con ella, no hay lugar a dudas.

Compartir

¡Aviso! Hidden Nature no se hace responsable de la precisión de las noticias publicadas realizadas por colaboradores o instituciones, ni de ninguno de los usos que se le dé a esta información.

Autor Francisco Gálvez Prada

Licenciado en Biología. Socio fundador del Centro de Investigación y Desarrollo de Recursos Científicos - BioScripts. CEO en IguannaWeb y CTO en Hidden Nature.


Un comentario en “Vacunas que salvan vidas II: Tétanos

    por Maricruz Saldaña -

    Excelente articulo Francisco saludos desde Monterrey

Deja una respuesta

Tu correo no se hará público. Campos obligatorios marcados con *

Sigue la actualidad por correo

¿Conoces nuestra APP?

Disponible para dispositivos iOS y Android