954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Editorial

Editorial

A lo largo de este número leerás varias veces la definición de Etología, y quiénes fueron los pioneros de la misma, por lo que no vamos a contarte nada sobre ello. Sin embargo, y sin decirte mucho, seguro que sabes que vamos a hablar de comportamiento, en concreto, comportamiento animal.

El estudio de los diversos comportamientos que exhiben los animales empezó a llamarnos la atención hace mucho tiempo, pero no es hasta hace apenas un siglo que hemos empezado a desarrollarlo de forma científica. Además, empezamos a preguntarnos si estos comportamientos venían codificados en nuestros genes o se aprendían a lo largo de la vida, o incluso si es una mezcla de genética y aprendizaje. ¿Todo comportamiento animal es en pro de su linaje genético? ¿Existe el altruismo animal o simplemente es todo parte del egoísmo de nuestros genes para conseguir perpetuare a sí mismos?

Con el paso de las generaciones, determinadas estrategias han conseguido otorgar beneficios a sus poseedores, ya sea para intimidar a un depredador, camuflarse, simular tener veneno o incluso hacerse los muertos para conseguir sus propósitos como la fecundación o disuadir a un depredador de comérselo. Sabemos, por ejemplo, que al nacer en determinadas aves existe lo que llamamos impronta, y es que, lo primero que ven al salir del huevo, lo asocian con sus progenitores; por tanto, a partir de ese momento lo considerarán como tal. Un caso muy conocido es el de Konrad Lorenz, que fue seguido a todas partes por un séquito de jóvenes gansos que al nacer de sus huevos lo asumieron como su madre. Asimismo, en las aves también son muy conocidas las danzas de cortejo que muchos machos realizan para conquistar a las hembras. No solamente es que la evolución haya dado a estos machos un plumaje mucho más llamativo y voluminoso o un canto más melodioso, sino que también les ha dotado de una serie de conductas sexuales muy concretas y que, en principio, no han aprendido, sino que son instintivas.

Los animales en particular y los seres vivos en general llevan un camino largo de evolución, y las estrategias y comportamientos que realizan seguramente sean parte de su genética y parte de un aprendizaje lento a lo largo de muchos años en determinadas especies. De ahí, por ejemplo, que determinadas especies que crecen sin su referente paterno/materno o de grupo, no logren desarrollarse plenamente como especie y tengan problemas futuros.

Esperamos que disfrutes la lectura por las siguientes páginas, y sobre todo, que aprendas un poco más sobre Etología.

Puedes leer el artículo completo con sólo ¡crear una cuenta!
o accede si ya tienes una.

Autor Francisco Gálvez Prada

Licenciado en Biología. Socio fundador del Centro de Investigación y Desarrollo de Recursos Científicos - BioScripts. CEO en IguannaWeb y CTO en Hidden Nature.


Los artículos de la revista Hidden Nature en formato digital, cuentan con el ISSN 2531-0178. Si quieres participar con tus artículos de divulgación científica en nuestra revista, escríbenos a revista@hidden-nature.com