954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Bugula neritina, una especie invasora ideal para albergar otras especies invasoras

Bugula neritina, una especie invasora ideal para albergar otras especies invasoras

Bugula neritina es un organismo perteneciente al filo Briozooa que se encuentra formando parte de la comunidad adherida a superficies sólidas de multitud de hábitats, siendo verdaderamente abundante en los muelles o embarcaderos para barcos pequeños que se adentran un poco en el mar (pantalanes) de los puertos deportivos. Actualmente se desconoce su procedencia originaria, pero se piensa que probablemente la especie viene del Mediterráneo; aunque no de nuestras costas. Este organismo tiene una alimentación suspensívora, y utiliza sus tentáculos retráctiles para alimentarse de organismos microscópicos que forman parte del plancton. No es nativa de nuestras aguas siendo una de las especies invasoras más extendidas a nivel mundial, encontrándose hasta en los lugares más recónditos, a excepción de las regiones Ártica y Antártica del planeta. ¿Cómo ha podido extenderse con tanta facilidad?

La respuesta es bastante simple, este briozoo se suele transportar fácilmente en forma de larva en los barcos de carga asociada a superficies sólidas, como los cascos de los barcos (también llamado fouling), por eso es comprensible que los puntos calientes de esta especie invasora sean principalmente los puertos comerciales. Al carecer de depredadores en la zona, se pueden establecer y reproducir cómodamente sin ningún tipo de impedimento. Este organismo compite por el espacio de colonización con especies nativas, teniendo una importante ventaja debido a su alta tolerancia a contaminantes, como por ejemplo el cobre.

Ejemplar de briozoo invasor Bugula neritina, imagen obtenida de la página web Wiki commons

Ejemplar de briozoo invasor Bugula neritina, imagen obtenida de la página web Wiki commons

Se ha observado que es el sustrato ideal para multitud de macroorganismos tales como pequeños crustáceos, larvas de peces juveniles, gusanos poliquetos, ascidias, esponjas, etc. De los filos más frecuentes que se encuentran asociados a este invertebrado marino tenemos el de los crustáceos, concretamente los pertenecientes al orden Amphipoda, en el que encontramos organismos como los caprélidos o los gammáridos. Son especialmente abundantes debido a que este organismo bentónico suele servirles de hábitat a lo largo de todo su ciclo vital. Estos crustáceos tienen características que los hacen fáciles de distinguir: ausencia de caparazón, cuerpo típicamente comprimido, formaciones branquiales presentes en la base de algunos pereiópodos (patas ambulatorias de los crustáceos que se usan en ocasiones para recoger comida) u ojos sésiles. Estos pequeños crustáceos encuentran en Bugula neritina un refugio frente a los depredadores y una base para poder depredar a sus presas preferentes.

Puedes leer el artículo completo con sólo ¡crear una cuenta!
o accede si ya tienes una.

Autor María Pastor Moreno

Alumna de la Universidad de Sevilla, curiosa y que nunca para de aprender. Enamorada del mar, las invasiones biológicas y que intenta aportar su granito de arena en la divulgación.


Los artículos de la revista Hidden Nature en formato digital, cuentan con el ISSN 2531-0178. Si quieres participar con tus artículos de divulgación científica en nuestra revista, escríbenos a revista@hidden-nature.com