954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Sabella spallanzanii: El ingeniero del ecosistema

Sabella spallanzanii: El ingeniero del ecosistema

Los puertos deportivos son hábitats muy interesantes que a menudo pasan desapercibidos popularmente. Sin embargo, albergan ecosistemas peculiares llenos de vida submarina. Además, en estas áreas confluyen dos amenazas muy relevantes en el contexto del cambio global: la destrucción de hábitats naturales y la introducción de especies exóticas invasoras. En primer lugar, la población está creciendo de manera exponencial, y una gran parte de ella se concentra en áreas costeras. Esta presencia humana se traduce en una demanda de infraestructuras urbanas empleadas con fines comerciales, turísticos o residenciales. Por ello, las áreas costeras están sufriendo un proceso de transformación donde se destruyen hábitats naturales para construir estructuras artificiales en su lugar, tales como los puertos y sus estructuras asociadas. Esta destrucción de hábitats conlleva una pérdida o transformación de sus formas de vida asociadas, produciéndose cambios a nivel del ecosistema. Otra gran amenaza actualmente es la introducción de especies exóticas, que son aquellas que se introducen fuera de su área de distribución natural. Algunas especies exóticas pueden llegar a ser invasoras, que son aquellas que, además de establecerse en un hábitat no nativo, son agentes de cambio y pueden tener repercusiones negativas en la diversidad biológica autóctona, siendo en muchas ocasiones organismos muy competitivos desde un punto de vista ecológico, pudiendo desplazar a las especies nativas.

Los puertos deportivos presentan características que los hacen notablemente diferentes de las áreas naturales. Suelen presentar un nivel mayor de contaminación debido a su fuerte asociación con los humanos, también tienen una temperatura generalmente superior a la de zonas naturales y, debido a su arquitectura, tienen un bajo hidrodinamismo. Estos factores producen una pobre calidad ambiental y condiciones estresantes para los organismos que albergan, por lo que estos mismos deben ser especies generalistas tolerantes a condiciones de perturbación. Muchas especies exóticas tienen una amplia tolerancia ambiental, por lo que pueden establecerse en los puertos deportivos con facilidad. Así, estas áreas sirven como reservorios de especies exóticas, beneficiándolas en comparación con las nativas. Las estructuras portuarias, tales como pantalanes y cascos de embarcaciones, pueden ser usadas por parte de especies del biofouling para su establecimiento. El biofouling se define como el crecimiento de vida (tanto animal como vegetal) en superficies expuestas a medios donde se pueda desarrollar adecuadamente. Así, adheridos a las estructuras de los puertos deportivos, pueden encontrarse una gran diversidad de invertebrados marinos, como briozoos, hidrozoos, ascidias y poliquetos tubícolas.

Puedes leer el artículo completo con sólo ¡crear una cuenta!
o accede si ya tienes una.

Autor Sofía Ruiz de Velasco

Alumna de Biología en la Universidad de Sevilla, en continuo aprendizaje. Proto-bióloga marina apasionada de la biología de las invasiones y admiradora de la divulgación..


Los artículos de la revista Hidden Nature en formato digital, cuentan con el ISSN 2531-0178. Si quieres participar con tus artículos de divulgación científica en nuestra revista, escríbenos a revista@hidden-nature.com