954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Las esponjas marinas: biología, importancia y sorpresas

Las esponjas marinas: biología, importancia y sorpresas

Las esponjas se consideran los animales más primitivos que se conocen en el mundo actual, pero son tan distintos al resto que durante mucho tiempo nadie se planteó que fueran realmente animales. Son organismos acuáticos, mayoritariamente marinos, cuyos cuerpos consisten en masas informes sin ningún tipo de tejido propiamente dicho (a diferencia del resto de animales, que poseemos músculos, huesos, neuronas, sangre). Sólo son un conglomerado blandito de células que ni siquiera se mueve. Sin embargo, a pesar de su aparente simplicidad, las esponjas presentan una gran diversidad y tal vez contengan, en el interior de sus células, valiosas pistas sobre el origen del resto de animales en la historia de la vida en la Tierra. Son coloridas, fofas, de formas variadas y extrañas, llenas de poros y usadas como refugio por muchos otros animales. Asimismo, desde los tiempos de Aristóteles, se han venido usando para frotarse durante el baño y algunos cangrejos se las ponen y cultivan encima de su cuerpo para camuflarse en el fondo marino. Pero más allá de su forma, las esponjas guardan más de una sorpresa: capacidades asombrosas de regeneración, un sistema de alimentación único, productos medicinales, fibras que podrían revolucionar las telecomunicaciones y genes tan antiguos como la estirpe de los animales, son algunas de las características que hacen de las inmóviles esponjas un grupo animal tan peculiar e insospechadamente interesante.

Esponja “oreja de elefante” naranja (Agelas clathrodes) con dos corales sobre ella (I. schrammi, P. nutans) en el Santuario Marino Nacional Florida Keys

Esponja “oreja de elefante” naranja (Agelas clathrodes) con dos corales sobre ella (I. schrammi, P. nutans) en el Santuario Marino Nacional Florida Keys

Las esponjas constituyen un filo animal propio, el phyllum Porifera, que consta de alrededor de 8.000 especies conocidas repartidas por todos los mares del mundo. Se consideran el grupo animal más primitivo de todos. De hecho, el fósil animal más antiguo que se ha encontrado hasta la fecha, descubierto por el profesor Alan Maloof en el sur de Australia, parece corresponder a una pequeña esponja que habría existido presuntamente hace unos 640 millones de años (en el Neoproterozoico, “poco” antes del final del Precámbrico y la aparición explosiva de organismos complejos en el océano).

Las zonas tropicales y los arrecifes de coral no contaminados, albergan una particular diversidad de ellas, si bien el 10% del total de las especies se encuentra en el mar Mediterráneo. La práctica totalidad de ellas se alimentan filtrando el agua. Su cuerpo entero es una masa filtradora por la que el agua del mar es absorbida por los múltiples poros, donde se capturan el plancton y bacterias que contiene, y es expulsada después al exterior por un poro más grande (el ósculo), libre ya de partículas nutritivas. Por tanto, las esponjas funcionan como verdaderos filtros naturales del agua marina.

Hay diferentes modelos corporales, pero todos se basan en una pared constituida de una capa externa de células sencillas (pinacocitos) y una cavidad revestida de una capa interna de células con un collar pegajoso de cilios (coanocitos) que atrapan las partículas nutritivas. El giro de estos cilios genera, al mismo tiempo, pequeñas corrientes de agua que dirigen el paso de ésta. Entre estas capas de células se dispone una matriz gelatinosa que las mantiene agregadas y comprende otras células ameboides que contribuyen a la digestión de las partículas nutritivas. Asimismo, los coanocitos se pueden convertir en gametos sexuales y ser liberados al agua, donde se juntarán para formar pequeñas larvas nadadoras (parenquímulas). Es el único momento de sus vidas en los que las esponjas son móviles, pues cuando su embrión decide que ha encontrado un sustrato que le “gusta”, se da la vuelta a sí mismo como un calcetín (guardando sus flagelos nadadores hacia dentro) y se pega al fondo para empezar a convertirse en una masa de esponja inmóvil.

Modelos corporales básicos de los poríferos.

Modelos corporales básicos de los poríferos.

Puedes leer el artículo completo con sólo ¡crear una cuenta! o accede si ya tienes una. ¿Y si te gustan los artículos de nuestra revista y no quieres tener restricciones? Entonces te animamos a sumarte a uno de nuestros planes y acceder así a contenido ampliado. ¡Mira abajo los planes de suscripción!

Autor Juan Encina

Graduado en Biología por la Universidad de Coruña y Máster en Profesorado de Educación Secundaria por la Universidad Pablo de Olavide. Colabora en proyectos de divulgación científica desde 2013 como redactor, editor, animador de talleres para estudiantes y ponente. Actualmente, estudia Psicología por la UNED y trabaja como profesor de apoyo y refuerzo en Ciencias


¿Quieres leer más?

¿Te han gustado los artículos de nuestra revista y quieres verlos todos? Entonces te animamos a sumarte a uno de nuestros planes y acceder así a contenido ampliado. Desde tan sólo 4€ al año ya desbloquearás todo el contenido de la revista, por lo que, ¡únete a nuestra comunidad y disfruta de todo el material que te ofrecemos!

Nivel 1
primer año
0.95€
Plan APP
Accede a contenido extra digital en nuestra web.

Pago seguro

Nivel 2
al año
6€
Recoge tu revista
Acceso a contenido digital y reserva de revista.

Pago seguro

Nivel 3
al año
12€
Te enviamos la revista
Acceso a contenido digital y te enviamos la revista a tu domicilio.

Pago seguro

Si no te ha convencido, seguimos ofreciéndote entrar a ver más contenido gratuito en nuestro Blog o de nuestro Canal de Youtube.


« Artículo anterior
Euglena y su temor por la luz azul
Por Ana Isabel Serrano Mendoza

Artículo siguiente »
Los murciélagos: entre sombras y ecos
Por Juan Encina

Los artículos de la revista Hidden Nature en formato digital, cuentan con el ISSN 2531-0178. Si quieres participar con tus artículos de divulgación científica en nuestra revista, escríbenos a revista@hidden-nature.com