954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Anabaena, la comunicación entre bacterias

Anabaena, la comunicación entre bacterias

Cuando se habla de seres vivos, lo primero en lo que pensamos son animales, plantas u otros organismos macroscópicos. Solemos concebirlos como un todo, un ser compacto. Para que dicha complejidad sea posible, es necesaria una gran comunicación y diferenciación entre cada una de las células que lo forman. Es decir, procesos que hagan que cada célula desempeñe una función distinta y que cambie su actuación.

Hace más de 1.500 millones de años se formaron los primeros organismos pluricelulares. Desde ese punto hasta la actualidad; animales, plantas y hongos han podido evolucionar hasta dar estructuras muy complejas, como es el caso del cuerpo humano. El movimiento en animales o el crecimiento orientado hacia la luz de las plantas, conocido como fototropismo, sólo son posibles gracias a que las células se han ido diferenciando y creando formas de comunicarse durante este tiempo. Para poder entender cómo pudo comenzar este proceso y de qué forma tiene lugar hoy en día, es más simple estudiar un organismo con un nivel de comunicación intercelular como es el caso de la cianobacteria Anabaena.

Puedes leer el artículo completo con sólo ¡crear una cuenta!
o accede si ya tienes una.

Autor Manuel Fernández Moreno

Estudiante del grado en Biología por la Universidad de Sevilla. Entusiasta de la Biología Molecular y la Fisiología Vegetal. Actualmente miembro del grupo de Metabolismo y Señalización Celular del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa.


Los artículos de la revista Hidden Nature en formato digital, cuentan con el ISSN 2531-0178. Si quieres participar con tus artículos de divulgación científica en nuestra revista, escríbenos a revista@hidden-nature.com