954 09 75 24    revista@hidden-nature.com

Mujeres en la Biología

29/Sep/2017| Por: Lourdes Verdugo Molina
09:30 » Mujeres en la biología V: Clémence Royer

En artículos anteriores ya hemos hablado de grandes científicas cuyo trabajo no fue relevante en su época por la misoginia existente en la sociedad. Hoy, sin embargo, vamos a conocer a Clémence Royer, cuyo papel relevante no fue de científica, sino de divulgadora. Esta joven fue una gran defensora de la mujer en la ciencia, además de la encargada de traducir El origen de las especies al francés.

¿Quién fue Clémence Royer?

Clémence Royer, defensora de la mujer en la cienciaClémence Royer nació en Francia en 1830 y fue una erudita para su tiempo. Autodidacta desde muy pequeña, se nombró anarquista y agnóstica en un tiempo en el que la iglesia aún era el eje principal de la vida ciudadana. Se dedicaba a dar cursos y conferencias sobre diferentes temas, en especial enfocados a mujeres, cuya educación aún quedaba en segundo plano frente a la de los hombres.

Sin embargo lo que os viene a interesar más de ella fue su papel como divulgadora, entendiendo esto como “transmisora de un conocimiento científico a la sociedad“. Clémence Royer, como autodidacta, conocía las teorías de Lammarck, de las cuales hablaba en sus cursos y conferencias, generando un gran interés de los asistentes.

 

¿Qué hizo Clémence Royer?

Tras la publicación de El origen de las especies de Darwin, ella se encargó de traducirlo al francés. Además de ésto, incluyó en el mismo libro un prólogo propio y múltiples notas que aumentaban la controversia. Tal fue el nivel de polémica generado que, tras algunas ediciones, Darwin decidió cambiar de traductor. Clémence criticaba, esencialmente, lo cuidadoso que era Darwin con las referencias a la aparición del ser humano por miedo a la iglesia. Sin embargo, ésto no significaba que no fuese una gran seguidora de Darwin:

“Nunca nada tan vasto ha sido concebido en la historia natural; esta obra es el código de los seres vivos de todas las razas y de todas las épocas […] con ella tenemos ya un criterio absoluto para juzgar lo que es bueno y lo que es malo desde un punto de vista moral.”

Clémence tuvo también una gran influencia en la llegada a España del Darwinismo. En aquella época los intelectuales españoles apenas leían cosas en inglés, y no fue hasta la llegada francesa del libro de Darwin cuando accedieron a él. Clémence fue calificada en España como “nada católica y cristiana” debido al prólogo del libro y lo que afirmaba en el mismo. Por otra parte, el libro no fue traducido al español hasta 1872.

Discriminada por ser mujer

Una de las críticas más interesantes que hizo en la obra fue su rebelión contra la afirmación de Darwin de que, por naturaleza, la mujer era inferior al hombre:

“La mujer es el animal que el hombre menos conoce”

Misoginia contra Clémence Royer

Es bastante importante resaltar que la mayor parte de las críticas a su trabajo vinieron como resultado de la sociedad misógina en la que vivían, la tachaban de tener comportamiento y metas “poco comunes para el género femenino“.

 

Clémence Royer fue la primera mujer francesa en pertenecer a una sociedad científica. Su elección no fue aceptada por muchos, pero su participación en la misma no fue inferior a la del resto de sus compañeros. Desde un primer momento fue una gran defensora del papel de la mujer en la ciencia, a la que hasta ese momento se consideraba como un ser no interesado en la misma.

Por ello no dudó en escribir artículos científicos y sociales para un periódico feminista. Y aunque esta escritora no estaba completamente de acuerdo con la ideología de muchas de sus compañeras, ellas siempre la consideraron como una más. Clémence Royer, al fin y al cabo, solo quería que la mujer tuviese la importancia que se merecía en la ciencia.

 

Compartir

05/May/2017| Por: Lourdes Verdugo Molina
09:30 » Mujeres en la biología IV: Jeanne Baret

La gran bióloga desconocida que os traigo hoy es, en esencia, una exploradora y aventurera. Su vida se remonta a finales del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX. Pasaron años desde que pasó de ser conocida como “Amante de tal…” a ser reconocida verdaderamente por sus méritos como botánica. Y es que Jeanne Baret es una digna heroína de libro de aventuras a la que deberían reconocerle, entre otros muchos descubrimientos, el de la planta que conocemos como buganvilla.

Jeanne Baret, la “amante de…”

JeanneEn 1766 Francia organizó una serie de expediciones hacia América y Oceanía con la intención de ganarle terreno a Gran Bretaña y España en lo que a materia de exploraciones se refería. Uno de los que fueron llamados a estas expediciones fue el botánico oficial del rey, con nombre Commerson. Su amante, de la que no quería separarse, es nuestro personaje en cuestión: Jeanne Baret. Ella, haciéndose pasar por hombre (ya que para las mujeres estaba prohibido embarcarse en estas expediciones), subió al barco como “asistente” de Commerson, que tenía una salud muy débil.

Cada vez que el barco llegaba a tierra, aunque ambos descendían, era ella quien realizaba todo el trabajo, ya que le encantaba la botánica. Al final del viaje, habían recogido unas 3000 plantas, de las cuales solo una pudo llevar el nombre de Baret.

 

Jeanne Baret, una reconocida botánica

Sin embargo, cuando descubrieron que era una mujer, les castigaron a ella y a su marido, abandonándolos a su suerte sin poder volver a casa. Commerson murió y ella, para poder volver a casa, se vio obligada a casarse con un oficial francés. Mientras tanto, en Europa, Bouganville (que fue quien abandonó a la pareja a su suerte), se llevaba el mérito de sus descubrimientos.

Ya de vuelta a casa, recibió la herencia de Commerson y, además, Luis XVI le concedió una pensión vitalicia para agradecerle sus servicios a la expedición.  Y no fue hasta 2012 que una planta tuvo finalmente su nombre como reconocimiento a la labor que había realizado

Compartir

06/Mar/2017| Por: Lourdes Verdugo Molina
10:00 » Mujeres en la biología III: Rachel Carson

Como tantas mujeres en la historia, Rachel Carson es una de las grandes desconocidas dentro del estudio de la biología. Y aunque es cierto que hace relativamente poco google le dedicó un doodle, el nombre de esta mujer, considerada uno de los pilares de la ecología moderna, apenas es sonado en los círculos científicos. Pero aquí la pregunta ¿Quién fue y que hizo Rachel Carson?

¿Quién fue Rachel Carson?

RachelRachel Carson nació en Pensilvania, EEUU. Desde muy pequeña desarrolló una gran habilidad como lectora y escritora, publicando sus primeros relatos a los 11 años. Además, siempre había sido una niña muy curiosa en lo que a temas de la naturaleza se refería, escribiendo mucho de sus primeros cuentos sobre animales.

En lo referente a sus estudios, se trataba de una joven solitaria que comenzó estudiando literatura inglesa en la Pennsylvania College for women, pero finalmente acabó cambiando a biología. Fue admitida en la Johns Hopkins. Continuó estudiando zoología y genética, pero antes de poder hacer el doctorado, tuvo que dejar los estudios para comenzar a trabajar para ayudar a la economía familiar.

Publicó muchos libros dedicados, sobre todo, a la biología marina. Pero el que la haría fruto de polémica se llamó “La primavera silenciosa”, una de las obras que se consideran más importantes de divulgación científica. Se trató de la primera persona que fue capaz de exponer cómo el ser humano estaba amenazando la vida en la tierra.

El libro, que criticaba a grandes rasgos a las empresas químicas que utilizaban sustancias tóxicas,  no gustó a las multinacionales, que criticaron a su persona, en ocasiones, de formas poco científicas: utilizaban su estado civil como soltera y su ideología política para desacreditarla.

“La primavera silenciosa”

“La osadía de creernos capaces de manipular impunemente la vida y la naturaleza nos ha llevado a activar una guerra silenciosa cuyas consecuencias no somos capaces de imaginar y mucho menos de prever”

En el libro analiza como el DDT, un insecticida, acaba con una plaga de escarabajos. Éstos, a su vez, fueron comidos por unas aves insectívoras, que se murieron al ingerir el veneno. Por otro lado explicó cómo el agua arrastró la sustancia a los suelos, lagos y manantiales provocando también muertes masivas. Según ella todo  llevaría a una primavera sin aves: Una primavera silenciosa”

Aunque la conciencia ambiental en el ser humano no apareció hasta hace unos 25 años, este libro llamó por primera vez la atención sobre este tema e impulso a la práctica de políticas ambientales más severas.

Compartir

23/Feb/2017| Por: Lourdes Verdugo Molina
10:30 » Mujeres en la biología II: Lynn Margulis y la teoría endosimbiótica

“Después de 150 años, se puede decir con certeza que Darwin tenía razón, que existe un proceso de evolución y de selección natural. Esto se ha demostrado gracias a experimentos de bioquímica que no existían en su época. Ahora sabemos que todos los seres vivos tenemos un pasado común y que procedemos de un linaje, pero aún no se ha establecido cuál es la fuente de esa innovación que da lugar a las nuevas especies.” – Lynn Margulis

Cuando hablamos de evolución, inmediatamente se nos viene a la cabeza un nombre: Darwin. Si seguimos indagando aparecen otras personalidades, como Lammarck o incluso Wallace. Pero nunca se nos vendría a la cabeza el nombre de esta científica: Lynn Margulis, la científica que propuso el origen evolutivo de la célula eucariota. Pero como muchas otras científicas, su nombre apenas es conocido por la comunidad científica por el hecho de ser mujer.

¿Quién fue Lynn Margulis?

Lynn Margulis es una científiMargulisca estadounidense. Nacida en 1938, desde muy joven demostró grandes dotes para la ciencia, siendo admitida en la universidad de Chicago en un programa adelantado cuando ella solo tenía 16 años. Casada con Carl Sagan, a los 20 años continuó sus estudios de máster en la universidad de Wisconsin, donde decidió que quería dedicarse a la genética. Durante ésta época de su vida tuvo dos hijos.

Sería ella quién, siguiendo con el trabajo de algunos grupos de científicos, los cuales no eran muy escuchados por la comunidad científica, terminaría desarrollando dos importantes teorías que procederé a explicar a continuación.  Murió en el año 2011, trabajando en su laboratorio sobre la teoría simbiogénica.

Teoría endosimbiótica

Actualmente se sabe que las mitocondrias y los cloroplastos son orgánulos en los que aparecen algunos aspectos que aparecen en bacterias, como su ADN, su reproducción por división o los ribosomas 70S.  Margulis, anunciaría en la teoría endosimbiótica que las mitocondrias y cloroplastos podrían provenir de bacterias fagocitadas por una célula eucariota ancestral.

Según la teoría, las mitocondrias, aparecerían hace unos 2000 millones de años a través de una relación simbiótica con una bacteria aerobia, que les permitiría realizar la respiración aeróbica. Los cloroplastos, sin embargo, habrían tenido una incorporación más tardía, apareciendo sólo en algunos grupos de eucariotas. Estas células serían seleccionadas de tal forma que parte de su ADN, sería asimilado con el paso de los siglos por el núcleo, volviéndose necesario para mitocondrias y cloroplastos existir en el interior de las células eucariotas.

Teoría simbiogénica

En esta teoría, Margulis expone, que al igual que las eucariotas surgieron por la simbiosis con bacterias procariotas, muchas de las características que desarrollan los individuos podrían darse como producto de la transferencia horizontal, siendo entonces la simbiogénesis una gran fuente de novedad biológica.

Los cambios aleatorios en la base de ADN juegan, sin duda, un papel en el proceso evolutivo. Son como errores de imprenta que se multiplican en cada ejemplar del libro. Raramente contribuyen a clarificar o ampliar el sentido del texto. Tales pequeños cambios aleatorios son casi siempre inconsecuentes —o incluso dañinos— para el conjunto de la obra. No es que estemos negando aquí la importancia de las mutaciones. Únicamente insistimos en que, siendo tan sólo una pequeña parte de la saga evolutiva, la mutación ha estado siendo dogmáticamente sobrevalorada” – Lynn Margulis y Dorion Sagan, Adquiriendo genomas, 2002.

 

Compartir

08/Feb/2017| Por: Lourdes Verdugo Molina
09:15 » Mujeres en la biología I: Rosalind Franklin

La ciencia siempre ha sido un mundo especialmente reservado a los hombres. Son pocas las mujeres que han conseguido abrirse un hueco en este mundillo, no siendo hasta los últimos años cuando de verdad se han visto aceptadas. Por ello, a lo largo de la historia se han dado injusticias como la de Rosalind Franklin. Y es que, en el mundo de la ciencia, hacer un descubrimiento es sólo la primera parte del camino.

¿Quién fue Rosalind Franklin?

RosalindRosalind Franklin nació en una familia inglesa en 1920 y murió 37 años después. Sin embargo vivir una vida tan breve no le supuso ser menos productiva. Hizo uno de los descubrimientos que revolucionarían el mundo de la biología, más concretamente el de la genética. Esta joven nacida en Londres, destacó desde muy joven por su inteligencia, consiguiendo una beca para sus estudios universitarios y posteriormente, para seguir investigando.

Ella no se dedicaba a la biología como tal, Rosalind era química. A través de sus estudios se convirtió en profesional en cristalografía de rayos X, con la que tomaría la conocida foto 51 que sugería la estructura helicoidal del ADN. Sin embargo no fue ella quien mostró esta imagen al mundo.

La misoginia en la ciencia

Aunque si bien es cierto que Watson y Crick también hicieron cristalografía de otras hélices de ADN, fallaron en el tipo de hélice con la que trabajaban: La hélice de ADN tipo A, una hélice mucho menos hidratada y de la cual no conseguían sacar ninguna información. Fue a Rosalind a quien se le ocurrió usar la hélice tipo B para obtener los resultados que buscaban. Un científico que había trabajado con Rosalind anteriormente, llamado Wilkins,  le mostró la foto a Watson. Él sería el que la enseñaría ante la comunidad científica, atribuyéndose el mérito junto a su compañero Creek. Estos tres científicos ganarían el premio Nobel de Fisiología en el año 1962, a expensas de Rosalind Franklin, su verdadera descubridora.

Pero, aún así, Rosalind no se rindió. Una vez concluido este trabajo con el ADN, hizo otros importantes descubrimientos: trabajo en la estructura de los virus del mosaico del tabaco y de la polio.

La estructura del ADN según la foto 51

Aunque hoy podemos asegurar que el ADN es el transmisor de la información genética, tal característica no se descubrió hasta el pasado siglo. Y aún así, su naturaleza, al encontrarse encerrado en el interior del núcleo, era en muchos casos un misterio. Por eso, la foto 51 de Rosalind supuso unRosalind descubrimiento de importante calibre.

¿Qué es lo que nos dice esta imagen? Aunque en un principio no podríamos decir nada de ella con un simple vistazo, esta imagen nos muestra que el ADN es una estructura helicoidal, la distancia que hay entre los pares de bases y  la distancia entre vueltas. Es decir, que nos da mucha información básica para conocer la estructura química espacial de esta molécula.

Aquí te dejamos el pequeño vídeo resumen que hicimos en nuestro canal sobre Rosalind Franklin.

Compartir